Denuncian presuntos casos de tortura en Oaxaca

La coordinadora del Centro de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco (Barca), Nora Martínez, relató presuntos casos de tortura en Oaxaca.
En conferencia de prensa, la coordinadora acompañada de Erika Sebastián, informó de presuntos casos de tortura por parte de las instancias de seguridad pública y de procuración de justica, situación que han negado.

En el marco del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, dijo que en Oaxaca todavía no se ha hecho justicia a las personas de San Agustín Loxicha, que fueron detenidas por los sucesos de 1996 por su presunta participación en el Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Expuso que las instituciones de seguridad y de procuración de justicia no disponen de procedimientos, así como de un diseño organizacional apropiado para investigar y sancionar actos crueles y degradantes, que violentan el debido proceso de los detenidos.

A esto se suma la falta de imparcialidad de los ministerios públicos, mencionaron. Expuso que el Centro de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco sigue los casos de Álvaro Sebastián Ramírez, preso loxicha que permanece en la cárcel, y que cuando fue detenido presuntamente sufrió torura física y psicológica.

Asimismo, el del sacerdote Martín Octavio, quien está presos y denunció violaciones a los derechos humanos de personas que se oponían a la empresa minera de Cuzcatlán en San José del Progreso.

“Queda claro que las autoridades se resisten a reconocer los actos de tortura que cometen las instancias de seguridad pública y de procuración de justicia”, puntualizó.

Erika Sebastián habló sobre el caso de su padre, Álvaro Sebastián Ramírez, quien fue detenido en 1996, y estuvo en calidad de desaparecido por 11 días, tiempo en que consideran fue presuntamente torturado y obligado a firmar un documento donde se declaraba culpable de diversos delitos.

Mencionó que su papá, en ese tiempo no hablaba español, y aún así le negaron sus derechos humanos y fue obligado a reconocer que era un supuesto guerrillero.

Guadalupe Thomas. Quadratín

Salir de la versión móvil