score
México

Palabras del secretario de Hacienda Luis Videgaray durante la Entrega del 10° Premio Santander a la Innovación empresarial

Muy buenos días a todas y a todos.

Es un privilegio, realmente un privilegio para mi acompañar a Banco Santander y a todos quienes hacen posible este Premio a la Innovación Empresarial, la innovación emprendedora, en esta su décima edición.

Saludo en primer lugar a Marcos Martínez Gavica, quien no solamente preside Banco Santander en México, sino que encabeza con enorme entusiasmo y con gran visión este esfuerzo de apoyo a los jóvenes y de apoyo a la innovación.

Quiero saludar a las rectoras y los rectores que nos acompañan esta mañana. Al Director General de ANUIES, Jaime Valls; al Director General del Instituto Politécnico Nacional, Enrique Fernández y, de manera muy destacada, a alguien por quien tengo una profunda admiración y un gran reconocimiento, que es el Rector José Narro Robles, el Rector de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México.

Señor, Rector, creo que no se va a escapar, dice que esta es la última vez que viene, sí como Rector, pero es una gran noticia, le reconozco a Marcos y a todo Santander que encontrarán la manera de que usted siga siendo un factor fundamental en el desarrollo de este esfuerzo.

Quiero saludar a quienes son el corazón de este evento, a quienes hacen, le dan razón y causa a una premiación como ésta que son los jóvenes emprendedores. No solamente a quienes han recibido hoy un premio, quienes han ganado un reconocimiento por parte de Banco Santander sino a todos los que participaron, es notable que en tan solo en 10 años ha crecido de una manera exponencial el número de jóvenes que participan en este certamen y el número de proyectos que se inscriben.

Decía Marcos hace una momento, no solamente es el número de proyectos sino la calidad y la sofisticación de los proyectos como pudimos todos atestiguar a la hora en que se nos describía qué es lo que se está reconociendo en cada una de estas iniciativas.

Realmente es un orgullo como mexicano atestiguar que hoy hay jóvenes en todo el país, en universidades públicas y en universidades privadas que tienen esta capacidad, este talento y esta voluntad de cambiar una realidad.

Quiero saludar también a dos instituciones que desde el sector privado y desde el sector público todos los días, innovan y aplican su talento para desarrollar innovación y desarrollar talento, que son: el Consejo de la Comunicación y el Instituto Nacional del Emprendedor, Alejandro, Enrique, me da mucho gusto que sean parte y les reconozco y felicito por ser parte importante de esfuerzos como este.

Sin duda alguna al escuchar lo que los jóvenes que son aquí reconocidos están haciendo, uno no puede más que sentir un enorme optimismo por México, por esa capacidad que tienen mexicanas y mexicanos de gran talento aunque con una corta edad para hacer cosas distintas, para atreverse a cambiar.

Quiero compartir algo con los jóvenes que hoy nos acompañan aquí, tanto los jóvenes emprendedores, como también los jóvenes becarios que están a punto de ir a pasar una temporada para aprender, para innovar, en los Estados Unidos con el apoyo de Banco Santander. Quiero comentarles algo, una reflexión que hacía cuando yo estaba sentado escuchando las participaciones anteriores: yo entré a la universidad, por cierto, a la Universidad Nacional Autónoma de México, a la Facultad de Derecho en el año de 1987, es decir hace 28 años, casi 28 años, el México que teníamos aquel entonces era un México muy diferente al México que hoy tenemos el privilegio de ser parte.

Déjenme darles algunos datos que dejan testimonio de lo mucho que se ha logrado y lo mucho que ha avanzado México en estos 28 años. Además de que cuando yo hice mi primer trabajo en la universidad, lo hice en una máquina de escribir, no había laptops, mucho menos tablets, teléfonos inteligentes pero hay otras cosas que también han cambiado. Por ejemplo, en 1987 yo recuerdo que en la tarde regresando de la universidad, tenía que ir –eso me encargaba mi mamá- que fuera a hacer una fila en una tienda que estaba a un par de cuadras de mi casa para tratar de comprar un litro de leche porque había un problema de abasto de productos básicos, elementales.

Las cosas no sabíamos cuánto iban a costar al día siguiente, en 1987 tuvimos un episodio de hiperinflación que implicaba que a veces los precios crecían de una semana a la otra, a veces de un día para otro. Pensemos cuánto ha cambiado en México que es probable que ustedes como una nueva generación, ni siquiera realmente se ponen a reflexionar porque no lo tienen que hacer afortunadamente en el tema de la inflación.
Para esa generación, de la que me toca ser parte, cuando estábamos empezando nuestra trayectoria universitaria ese era el problema más importante que tiene México, ¿cuánto ha cambiado para bien nuestro país?

Hace unos días, la semana pasada el INEGI nos dio a conocer que en México se alcanzó en este mes de mayo que pasó, la inflación más baja de que se tiene registro desde que se mide la inflación mensual desde 1970, una inflación del 2.88%.

En 1986, 87, casi todo lo que exportaba México era petróleo crudo. En 1985, el 85% de nuestras exportaciones eran de petróleo crudo; hoy en 2015, el 85% de nuestras exportaciones son manufacturas, es valor agregado que el talento, la ingeniería mexicana exporta al mundo, es una condición completamente diferente de cómo nos integramos y qué hablar del desarrollo político y de nuestra democracia.

Yo me acuerdo que en 1987 era bien difícil encontrar en los medios de comunicación una crítica dura, fuerte al Gobierno de la República, creo que hoy todos nos damos cuenta que eso ha cambiado y para bien.

Hoy en México la opinión de cada mexicano cuenta igual que la de todos los demás y tenemos un país plenamente democrático como las elecciones del pasado 7 de junio lo acreditan, y además un país donde se ejerce con gran vitalidad los valores de la democracia como son la libertad de expresión y el acceso ciudadano a la información pública.

Sin duda, cada generación tiene una responsabilidad. La generación que transformó a México en esos 30 años, creo que cumplió con su trabajo, cumplió con su compromiso por México. Y fueron muchos mexicanos los que participaron con talento, con innovación, con creatividad, en atreverse a cambiar a México.

Uno de ellos está aquí sentado el día de hoy y me sumo al reconocimiento a Don Fernando Solana, un hombre que desde muchas posiciones hizo muchas cosas para atreverse a innovar y a cambiar a México y lo digo Fernando con una gran admiración y mucho respeto y me da mucho gusto saludarte aquí esta mañana.

Hoy el Presidente Enrique Peña Nieto encabeza una generación que también se ha atrevido a cambiar, testimonio de ello es que en los 2 primeros años de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto se han logrado cambios que parecían hace apenas algunos años impensables.

Reformas estructurales profundas que proyectan a México hacia una nueva realidad, hacia una mejor perspectiva de crecimiento, de creación de empleos y de desarrollo.

Claro como todo cambio, todo cambio es un proceso complejo que enfrenta resistencias, que genera incertidumbre, pero México hoy está decidido a cambiar y hoy México se está transformando.

Y vemos en los resultados, primeros resultados muy alentadores de la aplicación de las reformas que vamos por la dirección correcta. Ha bajado el precio de la luz, ya no sube el precio de la gasolina, está reduciéndose los costos de los servicios de telecomunicaciones, el acceso a internet, a la telefonía móvil, al tiempo que mejoran la calidad de estos servicios por tan solo poner algunos ejemplos.

En materia financiera se llevó a cabo una de las más importantes reformas a la normatividad. La reforma financiera que implicó cambiar 34 leyes en el año 2013 y 2014 y que hoy está dando resultados con un incremento importante del crédito particularmente el crédito a las pequeñas y medianas empresas.

Es decir, México continúa por un camino de transformación, por un camino de cambio, con el único propósito de que estas reformas se traduzcan en beneficios para la gente, a través de más crecimiento, de mejores empleos y de empleos mejor remunerados.

Pero para que este objetivo se logre, es fundamental apostar por la innovación, por emprendedurismo y por nuestra capacidad de atrevernos a cambiar la realidad económica del país.

El Presidente de la República al inicio de su mandato creó el Instituto Nacional del Emprendedor, como una apuesta para generar un entorno adecuado para quienes como ustedes, jóvenes emprendedores, deciden apostar por México y apostar a cambiar.

Y hace un momento lo decía Marcos, una de las mejores apuestas que puede hacer el Gobierno de la República es apostar por los jóvenes, jugársela por los jóvenes y específicamente me refiero al financiamiento a los jóvenes. Porque hay que reconocerlo, para un joven que no tiene antecedentes de crédito, que no tiene una historia, una relación bancaria, es muy complicado conseguir su primer crédito, muy complicado, cuando un joven de 24, 25 años se acerca con una buena idea a un banco, muchas veces –y esa ha sido la inercia que hemos vivido- lo primero que se le pide es bueno, dame tu historial crediticio, y si no tienes historial crediticio se le pide una garantía.

¿Por qué no tiene historial crediticio? Porque nunca nadie antes le había dado un crédito, así que estamos en un círculo vicioso en el cual se le impide a los jóvenes que tienen el talento, la energía, la capacidad de innovar y de crear valor, se les impide acceder a financiamiento.
Por eso, hace unos meses el Presidente de la República Enrique Peña Nieto anunció este programa articulado por Nacional Financiera en el que participan distintos bancos nacionales de manera muy destacada Banco Santander que es el Crédito Joven.

¿En qué consiste el Crédito Joven? El Crédito Joven significa que aquel joven que no tenga una garantía que ofrecerle a su acreedor se la va a dar Nacional Financiera; es decir, se la va a dar el Gobierno de la República a través de la banca de desarrollo, para aquellos jóvenes que nunca han tenido un crédito antes, que no tienen el colateral, que no tienen la garantía, que no tienen un bien inmueble que hipotecar, hoy existe ya esta oportunidad que es el crédito joven.

Yo quiero reconocer a Banco Santander que fue una de las primeras instituciones que se sumaron con gran entusiasmo, y yo estoy seguro Marcos que muy pronto dentro de los siguientes años estos jóvenes con quienes hoy se la está jugando el Gobierno de la República, se la están jugando bancos como Santander van a ser magníficos clientes de la banca nacional porque están creando empresas, porque están generando valor y eso es lo que queremos hacer y eso es lo que vamos a seguir haciendo.

Así que a los jóvenes emprendedores si no lo han hecho, si no se han animado toquen la ventanilla de su banco, toquen la ventanilla de Nacional Financiera porque hoy, más que nunca, como nunca antes el Gobierno de la República se la está jugando con ustedes a través del crédito, un crédito que estoy seguro redundará en nuevas ideas, en talento, en innovación.

Quiero finalmente reconocer nuevamente a los organizadores de este evento. Gracias al Museo Interactivo de Economía por permitirnos estar aquí en sus magníficas instalaciones esta mañana y, felicito particularmente a Marcos y a todo Santander.

Felicidades porque en esta y en otras iniciativas ustedes han acreditado que son una institución financiera global, que se la está jugando todos los días con México.

Muchas gracias y muchas felicidades nuevamente a los ganadores.



Artículos Relacionados

Back to top button