score
México

Rigoberta Menchú sugiere formar bien a impartidores de justicia

Tuxtla Gutiérrez.- La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, pidió a magistrados y jueces del Tribunal Superior de Justicia del Estado, actuar con conciencia, responsabilidad y mucho corazón en la resolución de los juicios y sentencias.

Al impartir la conferencia magistral “Cultura de paz por una justicia incluyente”, dijo que la justicia no se gana en la calle, sino garantizando la dignidad de los ciudadanos y el ejercicio pleno de sus derechos, como la presencia de traductores indígenas.

Hay que recordar, dijo, que los ciudadanos somos sujetos, no objetos de derechos, por ello hay que formar bien a los defensores e impartidores de justicia, que tengan doble calidad, educados en un contexto multicultural.

En presencia del presidente del Poder Judicial del Estado, Rutilio Cruz Escandón Cadenas y de la presidenta del DIF Chiapas, Leticia Coello, abundó que la justicia se debe procurar con equidad e igualdad.

Hay que poner atención a todos los delitos, pero en especial, el feminicidio que es tipificado de lesa humanidad; se debe castigar en cualquier parte del mundo, falta documentar y fundamentar para saber aplicarlo, al igual que el tema de discriminación, racismo y de defensoría.

“No vengo a darles una receta, pero me ha funcionado el código del respeto, de gratitud y la complementariedad, conceptos que se deben aplicar en la educación para la paz”, afirmó Menchú Tum.

Hay que recordar, dijo, que la humildad es hermosa en el servicio cuando estamos al frente de algún cargo, más en la impartición de justicia, es una labor extraordinaria la humildad del juez, con sentimiento humano, cariñoso, puntualizó.

Pero si un juez no está actualizado con las normas, tampoco será un buen juez, atentará contra la dignidad del juez y de la víctima. Hay que agradecer el conocimiento y la sabiduría que no nace en los libros, sino en el caminar del ser humano, acotó.

Mencionó que el rol del Premio Nobel de la Paz es facilitar una solución, el rol del juez es facilitar una solución, eso es lo que necesita la gente, armonizar a la sociedad que está viviendo violencia y violencia intrafamiliar.

Rigoberta Menchú, quien llegó por primera vez a Chiapas hace 33 años, dijo que a Guatemala y Chiapas los une historias, luchas, pero también avances que favorecerán a las nuevas generaciones.

Notimex



Artículos Relacionados

Back to top button