Asesinato Gregorio Jiménez sí tendría que ver con labor periodística. Con Denise Maerker

La periodista y consultora de la Sociedad Interamericana de Prensa, María Idalia Gómez indicó que las autoridades en Veracruz no quieren reconocer que la muerte de Gregorio Jiménez sí se debió a una nota periodística.

Precisó que se llevó a cabo un trabajo científico en Veracruz, en donde se entrevistaron a más de 60 periodistas, así como con las autoridades y la familia, además de ir al lugar del crimen.

Señaló que se habló con las autoridades en Jalapa y se pudo ver el expediente el cual está integrado por un tomo de más de 300 páginas.

Asimismo, apuntó que “las condiciones en que se desarrolla el periodismo en Veracruz, no sólo en cuestión laboral, que son magras, y en las que estaba Gregorio, facilitaron y propiciaron el crimen, sino también la incidencia delictiva que existe es muy grave”.

Gómez subrayó en entrevista con Denise Maerker que la posibilidad en que puede ser asesinado otro periodista es real.

Sin embargo, en el tema del expediente, se encontraron fallas técnicas muy graves que pueden provocar o facilitar la liberación de los seis detenidos porque no existen órdenes de cateo para entrar a la casa de seguridad o para poder entrar a la fosa.

Tampoco, dijo, existe una reconstrucción de los hechos con los testigos, además no se verificó la información aportada.

La periodista subrayó que se encontró que sólo se investigó una línea, “sólo la que fue más fácil, la más evidente, de la que ya se ha mencionado mucho, pero que no se quiere reconocer que existen elementos suficientes de que sí fue por causas de una nota periodística que publicó Gregorio y por su labor de informar”.

María Idalia Gómez destacó que se dejaron dos líneas de investigación abiertas y una de ellas es muy peligrosa, la cual puede llevar tanto a funcionarios, ex funcionarios y empresarios de la zona porque ni siquiera se les interrogó.

“Porque Gregorio, así como el tema del pleito con la vecina que es una de las detenidas, Gregorio tenía una preocupación que su familia los denunció. Diez días antes del secuestro y asesinato, los empresarios de la zona exigieron la presencia militar.

“En julio, empieza el espiral de violencia y Gregorio desde entonces, hasta la fecha, no dejó de reportar, además era el único periodista de la zona que lo reportaba con esa puntualidad y con esa dinámica informativa”.

Por ello, subrayó que no sería descabellado pensar que la célula que estaba operando del crimen organizado, quienes se autodefinen como Zetas, también podría estar involucrada.

mra

Salir de la versión móvil