score
México

Caminaremos junto al Frayba hasta que haya igualdad y justicia: MPJD

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) celebró el cumplimiento de 25 años del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) con la reafirmación de que seguirá caminando junto a él “hasta que prevalezca la igualdad y la justicia, la libre determinación de los pueblos y la autonomía de los pueblos indígenas deje de ser letra muerta en una serie de convenios que nunca se respetan, cuando no es aplastada violentamente”.

Mediante un comunicado y en el marco del 25 aniversario del Centro conocido como Frayba, el movimiento encabezado por Javier Sicilia expresó que su manera de celebrar los 25 años no es sólo enviar un saludo solidario a su lucha y trayectoria, sino el compromiso de “no sentarnos a esperar la llegada de una nueva era”.

Sino de caminar juntos para construir una nueva forma de relación entre los hombres, que contemple otro mundo posible: Un mundo donde quepan muchos mundos.

Recordó que tras el largo caminar a través del país del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, un 15 de septiembre del 2011 en San Cristóbal de las Casas, se encontró con los del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, “embarcación que ha navegado al lado de quienes han sido víctimas de esta guerra absurda que se ha librado desde hace décadas en América Latina y en especial en nuestro país desde el 19 de marzo de 1989.

“Guerra que en el afán de favorecer a los intereses políticos y económicos de los poderosos, nuestros gobiernos han cometido crímenes en contra de pueblos y comunidades colocando a las personas en una espiral de violencia con tal de imponer megaproyectos transnacionales”, señala.

El Frayba, destaca, se ha convertido en esa nave de los locos que da voz y visibiliza las luchas, los dolores y las esperanzas de quiénes para el poder no tienen voz y son visibles. En esta aventura se han embarcado a lo largo de su historia innumerables compañeras y compañeros que luchan por la reivindicación de los derechos humanos, la exigencia de justicia, la reparación del daño y la no repetición de los hechos ocurridos.

Señala que el viento de la dignidad sopla las velas de esta embarcación que surca contra corriente un mar embravecido por violencia miedo y la represión, un océano en guerra y sus tripulantes han decidido el rumbo: luchar contra el olvido, denunciar los crímenes de lesa humanidad de los que son testigos, decidieron ser memoria para que se conozca la verdad lo que paso y sigue pasando en los altos de Chiapas.

El Frayba, recuerda, ha enfrentado y sigue enfrentando codo a codo, con los pueblos originarios, a los malos gobiernos municipales estatales y federales, que tienen por finalidad destruir el proceso de autonomía y resistencia de las comunidades indígenas chiapanecas, desenmascarándolos y mostrando su verdadero rostro, no importando su color, ni su bandera política, priistas panistas perredistas o verde-ecologistas todos son lo mismo: todos apoyan a los grupos paramilitares, para ocupar caminos, destruir y quemar viviendas y cosechas, en una palabra controlar los territorios.

Todos, agrega, usan los recursos de los programas sociales repartiéndolos estratégicamente para cooptar a miembros de las comunidades y generar rupturas en el tejido social.

Desde hace 25 años el Frayba acompaña a las comunidades en la defensa de sus derechos humanos para detener la impunidad con la que se cometen asesinatos, desapariciones forzadas, desplazamientos internos, masacres criminalización de líderes sociales bajo el cobijo y protección del Estado Mexicano, tarea que, dice, le ha valido el descredito y el desprecio gubernamental.

Pero, por otro lado, ha recibido el reconocimiento nacional e internacional de quienes hacen de la defensa de los derechos humanos su forma de vida y, al mismo tiempo, la confianza y la autoridad moral de aquellas comunidades y pueblos a los que ha defendido y acompañado.

mej



Artículos Relacionados

Back to top button