score
México

Discurso CCS en 76 Aniversario Expropiación Petrolera, en Patio del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

México, D. F., a 18 de marzo de 2014.

Transcripción de las palabras del coordinador General de Asuntos Internacionales del Gobierno de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, al asistir al 76 Aniversario de la Expropiación Petrolera, en el Patio del Antiguo Palacio del Ayuntamiento

Señor doctor Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del Distrito Federal; compañeros del Gobierno del Distrito Federal, amigos todos.

Estamos celebrando el 76 Aniversario de la Expropiación Petrolera en momentos en que el país atraviesa por una de las situaciones más difíciles, de retroceso social, de entrega de los recursos naturales del país; los energéticos, que se abren a la depredación de lucro y de complicidades.

Estamos en una situación de franco retroceso desde el punto de vista de los principios democráticos progresistas. Y poco o nada tiene que celebrar, en estos momentos, el actual Gobierno de la República.

El Gobierno ha ido en retroceso respecto a estos principios cuando el petróleo ha sido por 75 años el motor del desarrollo económico del país. El motor del crecimiento social del país y el que ha permitido que México a lo largo de muchos años, se industrialice y aproveche sus recursos, particularmente sus recursos no renovables en beneficio del desarrollo y el bienestar de los mexicanos.

Hoy estamos en una lucha por revertir las Reformas Constitucionales que han abierto los recursos naturales –como decía yo antes— a la depredación, el lucro y sus complicidades. A una mayor dependencia de los intereses del exterior y haciendo a un lado los intereses generales de México y los mexicanos.

En esta lucha estamos reclamando por una parte, el que se reviertan las Reformas Constitucionales de los Artículos 25, 27 y 28. Y estamos reclamando que pueda llevarse a cabo una consulta popular con base en el Artículo 35 de nuestra Constitución.

Intereses contrarios han estado sosteniendo que no es posible llevar a cabo esta consulta porque, según ellos, las Reformas Constitucionales no estarían sujetas a este mecanismo.

Estamos en ese sentido, esperando una opinión, una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que determine si puede llevarse a cabo la consulta en base a lo que establece el Artículo 35. Y si esta puede llevarse a cabo coincidiendo con la próxima elección federal de junio de 2015.

Según lo que resuelva la Corte, podremos hacer la consulta en torno a las Reformas Constitucionales y/o con base en el Artículo 35 únicamente o la consulta sobre las Reformas Constitucionales, ya con apoyo en la Ley de Consulta que recién se ha aprobado.

De decidir la Corte que no es posible llevar a cabo la consulta en relación a las Reformas Constitucionales, estamos esperando que en estos días se presenten las iniciativas de leyes secundarias o reglamentarias que tiene que ver justamente con estas Reformas Constitucionales y todo aquello que se considere negativo, que se considere contrario al interés nacional, buscaremos más allá de las discusiones que puedan darse en el Congreso, más allá de lo que pueda pasar o no pasar en el Congreso en relación a estas iniciativas de leyes secundarias, veremos que todo aquello que resulte contrario al interés nacional en estas leyes secundarias, pueda ser sometido a consulta con base en la Ley de Consulta que recién se aprobó coincidente con la elección de 2015.

Este es el camino que tenemos las fuerzas progresistas para como un primer paso, tratar de frenar todas aquellas acciones que van en contra del interés público y que afectan sin duda de manera seria el ejercicio de nuestra soberanía y el manejo, el control en función del interés público, de recursos vitales para el desarrollo del país.

No terminaría ahí la acción de las fuerzas progresistas. Tendremos que mantener una lucha, el tiempo que sea necesario, para revertir efectivamente las Reformas Constitucionales.

Esto tiene que ver con trabajar seriamente con todos aquellos partidos políticos que estén comprometidos con esta causa para que busquen en algún momento –esperemos no sea muy distante— hacer una mayoría, contar con una mayoría legislativa que pueda presentar las iniciativas de Reforma y que pueda –como digo— revertir estas contrarreformas entreguistas y retrógradas para el país.

Este es el camino que hoy tienen las fuerzas progresistas y democráticas de México para frenar, por una parte los retrocesos en materia energética y por otro, para poder avanzar efectivamente en que estos recursos vuelvan a ser puestos al servicio del desarrollo del país, de un desarrollo independiente, y al servicio del bienestar de los mexicanos.

En este compromiso, sin duda alguna, se encuentra el Gobierno democrático y progresista del Distrito Federal. Muchas gracias.



Artículos Relacionados

Back to top button