score
México

Maté a miles, entre ellos a Arellano Félix pero no a Posadas, confiesa “El Chapo”

Los elementos federales que viajaron con Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo” el día de su detención de Sinaloa a la Ciudad de México, describen al líder del cártel de Sinaloa como un hombre que se mostró tranquilo y respetuoso pero que confesó haber asesinado entre dos mil y tres mil personas, entre ellas a Ramón Arellano Félix pero no al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, ejecutado en mayo de 1993.

Según relata Carlos Loret de Mola en su cobertura especial para Primero Noticias, en el viaje que realizó en un helicóptero Blackhawk, los elementos tuvieron poco más de una hora para observar y charlar con el capo más buscado del mundo y describen que respondía siempre llamando “jefe” a sus interlocutores, como una persona carismática, francota con un marcado acento sinaloense al que acompañan gestos y ademanes singulares pero no malas palabras.

Plano en el volumen de su voz, confesó haber matado entre dos mil y tres mil personas entre ellos a Ramón Arellano Félix, pero no al cardenal Posadas.

Relató que cuando se escapó de la cárcel se escondió en Nayarit y luego en su rancho de Baridaguato, Sinaloa, que primero los hermanos Beltrán Leyva lo recibieron bien, como el jefe que era, pero luego supo que lo querían matar y por eso el rompimiento.

Les habló de una comida que tuvo hace poco con Rafael Caro Quintero a quien ubicó en la sierra y sin ningún interés por regresar al negocio de la droga.

Le preguntaron de “El Mayo” Zambada y les dijo que andaba también en la sierra y de su otro socio Juan José Esparragosa, alias “El Azul” y respondió que quizás estaba en Guadalajara. De “El Lazca”, Heriberto Lazcano, exjefe de “Los Zetas” y dijo que era su enemigo pero que era un caballero; de “La Tuta, Servando Gómez y “Los Templarios” y los definió como “unos rateros mugrosos”.

Fue cuestionado sobre si tenía dinero y les dijo “no tengo lana es una leyenda de Forbes”, pero le recordaron que acababan de incautarle tres relojes de un millón y medio de pesos cada uno, 16 casas y 43 coches, 19 de ellos blindados.

Cuando bajo del avión en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la noticia era mundial, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera fue arrestado en el baño de la recámara principal de un departamento que por enfrente tiene vista al mar y por detrás a las oficinas de la policía municipal.

Con información de Primero Noticias.

mej



Artículos Relacionados

Back to top button