score
México

Nuevo auto de formal prisión por cuestiones electorales, acusa Salazar

En un comunicado titulado “crónica de una formal prisión anunciada”, el ex gobernador se Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía insistió en que el noveno proceso en su contra está plagado de abusos y violaciones, “al igual que los anteriores, pero por desgracia, ya carece de sentido noticioso”.

Dijo que eso es lo que justamente “se propone y logra el gobierno corrupto y cínico de Juan Sabines, al reiterar los atropellos a la justicia y a sus gobernados: que se pierda la capacidad de sorpresa, que la opinión pública se torne apática e indiferente y que la perversidad se vea como un acto de la más cotidiana normalidad”.

El mismo se pregunta “¿cuál es el delito por el que la kafkiana justicia sabinista me ha declarado, por novena ocasión, formalmente preso?” y dio una amplia explicación al respecto.

“Hace más de seis años ocurrió, en más de un tercio de la población de Chiapas, la mayor tragedia natural de la que se tenga memoria, con motivo del huracán Stan; más de 100 mil personas damnificadas; 20 mil viviendas destruidas y/o dañadas; 200 puentes arrasados por las aguas; más de 60 ríos desbordados que modificaron su cauce; seis mil kilómetros de caminos afectados.

“Sistemas de agua potable, escuelas, cosechas, ganado, muebles, comercios, líneas de conducción de energía eléctrica, y redes telefónicas, entre otros, sufrieron daños que jamás habían resentido.

“El estado estaba incomunicado por aire y por tierra: Puerto Chiapas tuvo que ser inaugurado anticipadamente, y se constituyó en la única puerta de entrada para la ayuda emergente y humanitaria; era el inicio del último año de gobierno”, recordó.

Dijo que todo el gabinete, legal y ampliado se trasladó a la zona de desastre para abocarse a las tareas de reconstrucción; contamos con el invaluable apoyo de los tres órdenes de gobierno y de la sociedad, incluidos los propios damnificados.

“Nos propusimos en el menor tiempo posible poner de pie todo lo que la naturaleza había puesto de cabeza, para evitar, en lo posible, heredar esta carga a la siguiente administración.

“Antes de concluir mi mandato, habíamos, con un tiempo formidable, avanzado más del 90 por ciento en la reconstrucción. A Sabines le quedó menos del 10 por ciento, y además le dejamos en el fideicomiso administrado por Banobras, más de dos mil millones de pesos, de los cuales, todavía en el 2011, el gobierno federal lo obligó a devolver cientos de millones por su incapacidad para ejercerlos”.

Mientras tanto, acusó al gobernador actual de seguir lucrando con el tema y pidiendo más dinero para concluir trabajos.

Del esfuerzo realizado, destacó la construcción de casi diez mil viviendas nuevas y la reparación de casi la totalidad del restante; todas las empresas constructoras que participaron en la reconstrucción, otorgaron fianzas para responder por los vicios ocultos que generalmente resultan de retos de la dimensión que enfrentaron.

Acusó al gobierno de Juan Sabines de no hacer efectiva ninguna fianza que habría asegurado la conclusión a satisfacción, de cualquier obra fallida. Dejó que todas las pólizas se vencieran sin hacerlas exigibles, incurriendo en una incalificable responsabilidad, por dolo o mala fe.

Refirió que la Auditoría Superior de la Federación auditó y dictaminó a su administración, los recursos emergentes del programa de vivienda, habiendo observado y solventado con oportunidad, apenas el 1 por ciento de esa obra. Este hecho, al igual que el relacionado con el dinero que quedó para la administración de Sabines, es verificable.

En ese sentido dijo que el auto de formal prisión proveniente “del pestilente Poder Judicial del estado, a través del Juez Primero Penal”, es por diversos delitos, entre ellos, asociación delictuosa, por el hecho de que seis personas denunciaron que sus viviendas, entregadas hace más de seis años, presentaron cuarteaduras, filtraciones, y en general, vicios en la construcción, de las cuáles es responsable, no el constructor, no el supervisor, no el Comisionado para la Reconstrucción, quien es empleado de Sabines y compareció como testigo.

“El culpable es el ex gobernador, quien formó una banda delictiva con varios de sus colaboradores para atracar a seis damnificados, lo cual es evidentemente falso y representa un nuevo acto de despotismo que confirma el nivel de miseria del gobierno sabinista, que muestra un profundo desprecio por la inteligencia de sus gobernados y por la opinión pública.

“Es tan descarado en sus malas artes, que pretende pasar por alto que desde el 2008 el propio Sabines expidió un decreto por el cual extinguió la Comisión de Reconstrucción porque, dijo, “ya había cumplido con sus fines”. A pesar de ello, ha seguido durante toda su administración, lucrando con el tema y hasta pidiendo más dinero”.

Insistió en que “si mi prisión no es política, que alguien me explique entonces, por qué Sabines se tardó casi seis años para concluir que casas cuarteadas son responsabilidad de su antecesor y por qué ahora, a unos días de que comiencen las campañas para elegir a su sucesor, aparece esta nueva causa”.

En ese sentido dijo que el asunto “está relacionado con lo electoral. Sabines me tiró una bola de humo para hacerme caer en su trampa y no lo logró, me quedé con la carabina al hombro”.

Incluso advirtió que el actual gobernador va a necesitar muchas pruebas para defenderse en relación a por lo menos cinco temas; finanzas públicas, infraestructura, DIF, salud, así como su fundación familiar.

mej



Artículos Relacionados

Back to top button