score
México

Las agresiones al padre Alejandro Solalinde continúan en Ixtepec

Nuevamente se denunciaron las agresiones contra el padre Alejandro Solalinde Guerra, director del albergue “Hermanos en el camino”, el personal que labora en el refugio de Ciudad Ixtepec y migrantes centroamericanos, de parte de funcionarios municipales.

De acuerdo a la acusación realizada por los responsables del albergue y del representante de la Pastoral de la Movilidad Humana del Episcopado Mexicano en el sureste, en tan sólo 15 días se agredió en dos ocasiones al clérigo, a su equipo de trabajo y a los propios migrantes, causándolos de crear un “clima de violencia” y “peligrosidad” en la zona.

La primera agresión, se efectuó el 31 de marzo cuando supuestamente los integrantes del Grupo de Rescate Urbano del Ayuntamiento de Ciudad Ixtepec, sugirieron que fueron migrantes los responsables del asesinato de un joven de Ixtepec, cuyo cuerpo fue localizado cerca de las vías del tren a un costado del bar “El sabor de la noche”.

Los peor de todo es el odio que empezaron a sembrar entre la población contra la población migrante, al responsabilizarlos de la violencia e incitar a que los enemigos del trabajo pastoral del albergue envíen una carta al gobernador para el cierre del refugió, además de promover entre los ciudadanos “dar comida envenenada a los cachucos cuando estos pidan dinero”, explicaron en un comunicado.

La segunda agresión se dio el 15 de abril, cuando Alejandro Solalinde daba la bienvenida a un contingente migratorio, estimado en mil 500 personas procedentes de Arriaga. Dos personas en estado de ebriedad, de aproximadamente 50 años de edad, irrumpieron en el cruce del ferrocarril con la calle Allende, agrediendo verbalmente al cura y migrantes, además de amenazas de muerte.

“Este clima de violencia en contra de los migrantes, del albergue y del padre Solalinde no ha parado en Ciudad Ixtepec. Las autoridades municipales no son capaces tampoco de frenar las agresiones de cierta parte de la población, pero lo paradójico de esta situación es que las dos últimas agresiones vinieron de gente cercana a la administración municipal.” , indicó José Alberto Donis Rodríguez, coordinador del albergue.

Estos últimos hechos se dieron en el marco de los diálogos entre autoridades municipales y el albergue en el contexto de las medidas cautelares dictadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los diálogos tienen como finalidad disminuir la criminalización en contra de los migrantes, el albergue y el padre Solalinde, “pero curiosamente desde que empezamos los diálogos se han incrementado las agresiones. Cabe mencionar que el cabildo en pleno, encabezado por el Presidente Municipal, se comprometió a continuar el diálogo, pero sólo se ha presentado el síndico municipal. Este hecho refleja el poco interés que las autoridades tienen para con los migrantes y albergue, pues no son capaces de parar las agresiones que gente allegada al municipio y a su partido han ocasionado.”

Por lo cual invitaron a las autoridades de los tres niveles de gobierno y los responsables de la feligresía católica a redoblar esfuerzos para crear una conciencia solidaria para con la población migrante vulnerable y todas aquellas personas o grupos que necesiten de la atención del albergue.

Guadalupe Thomas, Agencia Quadratín



Artículos Relacionados

Back to top button