Finanzas

Palabras del Presidente Enrique Peña Nieto, en 33 Asamblea General Ordinaria del CCE

Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes, nuevamente, a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

A los señores presidentes, saliente y entrante del Consejo Coordinador Empresarial.

Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Y a la señora gobernadora y gobernadores de las distintas entidades federativas que están aquí presentes.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A los titulares de los organismos autónomos que concurren a este evento.

A las y los legisladores Federales que también se encuentran entre nosotros.

A dirigentes de partidos políticos que están presentes en este acto, a quienes saludo con respeto.

A servidores públicos de los diferentes órdenes de Gobierno.

Y particularmente a los dirigentes de las diferentes organizaciones empresariales que concurren y que forman parte del Consejo Coordinador Empresarial.

Saludo, de igual manera, a los dirigentes de organizaciones sindicales de nuestro país, que también están presentes.

A toda esta representación de la sociedad mexicana, que hoy está presente en este acto.

Les decía al presidente saliente y entrante que verdaderamente parecía un verdadero relevo de presidente, casi de la República, porque con esta concurrencia y con esta convocatoria parece un evento tan similar como entonces.

Y la sonrisa de ambos, también les delata, de quien sale y de quien entra; que muy sonrientes nos han compartido ambos, yo creo que mensajes de trascendencia, sobre todo, de síntesis apretada de logros y de proyectos de futuro.

Señoras y señores.

Nuevamente para mí es un motivo de gran honor encontrarme entre todos ustedes.

No es éste al primer acto al que concurro y asisto en mi carácter de Presidente de la República, con la representación, particularmente de las organizaciones empresariales de nuestro país, con los organismos cúpula de quienes, con su talento, con su creatividad, son motores del desarrollo de nuestra economía.

Porque, efectivamente, es la empresa la que permite sembrar oportunidades de desarrollo para las y los mexicanos.

Son ustedes, quienes con su apuesta, con su confianza en México, en cada emprendedor, en cada empresario, pequeño, mediano o grande, está la confianza en nuestro país para poder crecer junto con México, y aportar a su desarrollo.

Por ello, felicito ampliamente a todos los asistentes, pero a todas las empresarias y empresarios de México que dan lo mejor de sí para crecer junto con México; que tienen puesta su confianza en nuestra Nación para, realmente, lograr que México logre escenarios de mayor bienestar y de prosperidad para su sociedad.

En este evento, quiero dejar constancia, en primer lugar, de amplio reconocimiento, gratitud y felicitación amplia a Gerardo Gutiérrez Candiani, quien ha concluido su gestión de casi cuatro años como Presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

Y en estos cuatro años hemos visto en su mensaje y en el video que aquí se ha ilustrado o que se ha proyectado, que claramente sintetiza varios de los logros que se alcanzaron durante su liderazgo, durante su dirigencia.

Quiero reconocerle porque su gestión coincide con los primeros tres años de esta Administración.

Y porque, durante estos tres años, logramos construir acuerdos; fuimos parte del diálogo constructivo que permitió, entre otros grandes logros, el que hoy tengamos 13 reformas estructurales que, sin duda, dan mejores cimientos y asideros para el desarrollo de nuestro país.

Felicidades por el liderazgo impreso durante esta gestión.

A Juan Pablo Castañón, le quiero decir que deseo el mayor de los éxitos.

No es que ahora nos conozcamos, porque viene a ser, justamente, dirigente de una de las organizaciones empresariales que forman parte del Consejo Coordinador Empresarial, de COPARMEX para ser más preciso.

Y le quiero decir dos cosas.

Primero, que coincido con mucho de lo que él aquí ha postulado; con lo que él ha referido será parte de la visión que le imprime, precisamente, a la ruta de trabajo que ha diseñado para los siguientes años para el Consejo Coordinador Empresarial.

Coincido plenamente en la necesidad de apoyar, de forma muy específica y muy particular, a las pequeñas y medianas empresas, que son las grandes generadoras del empleo en México y que merecen tener mayores oportunidades y, sobre todo, mecanismos que faciliten su proyección hacia otras latitudes, que faciliten su crecimiento, su desarrollo y que ésta sea también ocasión para que se generen mayores oportunidades para los mexicanos.

Coincido plenamente en que como Nación tenemos la gran oportunidad de despegar y de crecer, a partir de la confianza que tengamos en nosotros mismos.

Esa confianza que el mundo en general reconoce y aprecia sobre México, sea también oportunidad ahora para que entre los mexicanos hagamos de la confianza la ruta para construir en favor de la prosperidad de nuestro país.

Tenga la certeza, Juan Pablo Castañón, que tendrá, invariablemente, como lo hemos acreditado ya en el pasado, un espacio de diálogo, siempre abierto con el Gobierno de la República, que nos permita encontrar los puntos de coincidencia y juntos abonar al crecimiento y desarrollo de nuestra Nación.

Felicidades por asumir esta estafeta en la conducción del Consejo Coordinador Empresarial.

Quiero compartir con ustedes, de manera muy puntual, quizá breve, algo que juntos hemos alcanzado.

Aquí no hay una o, más bien, no hay un logro que se haya obtenido a través del esfuerzo de una sola persona.

Es el esfuerzo colectivo, el esfuerzo compartido, lo que nos ha permitido arribar, sin duda, a un escenario en donde hemos avanzado en la construcción de un mejor andamiaje legal y de instituciones, que harán posible que México despegue y tenga un futuro mucho más promisorio.

En estos tres años hemos impulsado reformas de carácter estructural, y lo hemos escuchado de forma reiterada y, sin duda, nos falta por avanzar y todavía en su instrumentación, su implementación; tarea que no se ha dejado de lado, tarea que tampoco hemos pospuesto.

Por el contrario, día a día hemos venido acreditando cómo el trabajo, las políticas públicas y la acción del Gobierno, junto con el de la sociedad, está encaminada a asegurar que esas reformas se traduzcan en beneficios concretos para la sociedad mexicana.

Y sin duda, hoy tenemos ya señales claras en distintos escenarios. Déjenme sólo referir algunos de ellos, porque quizá éste no sea el espacio para hablar o para poder hacer referencia a todo lo que se ha logrado en distintos frentes para el desarrollo de nuestro país.

Pero sí hoy quisiera, de manera particular, destacar varios de los logros o varios de los beneficios que derivan, precisamente, de las reformas que hemos alcanzado.

Lo primero a señalar es que es gracias a esas reformas estructurales, gracias a los cambios que fue posible hacer, con la concurrencia de las distintas visiones y de las diferentes fuerzas políticas, es gracias a ellas que estamos hoy mejor preparados para enfrentar escenarios adversos que el mundo está viviendo.

Enfrentamos un mundo que pasa por desaceleración económica, por aversión al riesgo; que pasa una caída en los precios de las materias primas y que dentro de ellas, sin duda, una que afecta a nuestro país, es la caída en el precio del petróleo.

Frente a ese escenario, frente a ese reto y a ese desafío está la fortaleza que tenemos hoy como Nación, en buena medida, gracias a las reformas estructurales.

Y esto no porque lo diga el Presidente de la República, no porque lo diga el Gobierno.

Ustedes, como agentes económicos, ustedes y quienes acompañan su labor de todos los días, reconocen esta condición.

Los grandes organismos internacionales, particularmente, financieros y el mundo en general, aprecian que México tiene mayores fortalezas y un escenario de mayor oportunidad, justamente a partir de los cambios que con oportunidad hemos alcanzado.

Y esos cambios, hoy en lo económico, están deparando ya, también, condiciones de mayor bienestar.

Déjenme dar algunos ejemplos:

Llevamos siete meses de tener la tasa de inflación más baja que como país hubiésemos alcanzado.

Qué significa esto, o qué se puede leer en contrario sensu.

De no ser así, seguramente la economía de las familias mexicanas, no hubiese contribuido de forma importante al dinamismo de nuestra economía, porque no hay impuesto más alto y más caro que una sociedad eventualmente pague, que no sea el de la inflación.

Cuando es por el contrario, que se observan tasas de inflación bajas y reducidas, esto sin duda, significa una mejora en el poder adquisitivo de las familias mexicanas.

Y eso es lo que ha venido ocurriendo ya. Se ha registrado en el mes de noviembre una inflación de 2.21 por ciento, la más baja desde que se mide desde 1970.

Otro logro importante: generación de empleo.

Hemos alcanzado también cifras históricas en el empleo, esto significa que más familias se han incorporado a un empleo dentro de la formalidad, que tienen hoy los beneficios de la seguridad social, que contrasta con aquellos empleos que se dan en la informalidad.

Y que en estos primeros tres años, se ha alcanzado también una cifra histórica de empleo: un millón 892 mil empleos, que para este periodo de la Administración es la cifra más alta que se haya registrado en el número de empleos de las últimas cinco Administraciones, en igual periodo medido.

Otro dato importante que está contribuyendo a detonar nuestra economía, y especialmente el consumo interno en nuestro país, me refiero al crédito.

Hoy tenemos mayor crédito para el consumo; hoy hay mayor crédito de la Banca Comercial al sector privado, que ha tenido un crecimiento de 10.6 por ciento en términos reales.

Y algo relevante, dentro del desagregado de este crecimiento que ha tenido el crédito entre la sociedad mexicana, es que buena parte de este crecimiento, más del 20 por ciento es el que está dedicado a las pequeñas y medianas empresas.

Hoy las pequeñas y medianas empresas están accediendo de manera más fácil al crédito y están logrando crecer, a partir de este apoyo y respaldo que están obteniendo.

Otro dato importante. El consumo.

El consumo también está creciendo, y si bien el mundo nos presenta estos escenarios, insisto de volatilidad y de incertidumbre financiera, lo que está permitiendo que nuestra economía esté creciendo, si bien no en los niveles deseados y esperados que habremos de alcanzarlos, cuando el mundo también tenga un mejor dinamismo.

Pero lo que es un hecho es que hoy el consumo interno es lo que está apalancando de manera significativa el crecimiento de nuestra economía. Y ahí están las cifras que hablan por sí mismas.

La baja inflación, la creación de empleo y más crédito están dinamizando nuestro consumo.

En los primeros once meses, las ventas comparables de ANTAD crecieron 6.5 por ciento a tasa anual, y 10.1 por ciento en tiendas totales.

Estas cifras son consistentes, también, con el crecimiento que hubo en el desarrollo del Buen Fin, cuyas ventas crecieron 9.9 por ciento con respecto a las que hubo el año pasado.

Otro dato relevante que proyecta o que habla, más bien, de la confianza que hay en nuestro país, me refiero a la inversión que México está teniendo de empresarios nacionales, como ustedes o ustedes mismos, que son parte de quienes están invirtiendo en nuestro país, y de las empresas globales y extranjeras que deciden invertir en México.

En el periodo 2013-2015, la inversión extranjera directa ha sumado más de 91 mil millones de dólares, casi 92 mil millones de dólares.

Y solamente por hacer referencia a la inversión nacional, quiero citar la que empresas grandes como las del Consejo Mexicano de Negocios ha realizado, que han anunciado y han venido materializando inversiones superiores a los 87 mil millones de dólares.

Esto habla de la confianza que hay México, esa confianza a la que el Presidente ahora del Consejo Coordinador Empresarial se ha referido; esa que ha escuchado de sus iguales de otras naciones que están volteando a ver a México; que ven a México como un destino que tiene fortalezas, y en el que se está generando cada día una mayor confianza para invertir y crecer con nuestra Nación.

Ese es el México que hoy tenemos. Éste el México que, reitero, hemos logrado construir entre todos.

Éste es un México que, sin duda, es mejor que el que tuvimos en el pasado, y es un México que, estoy seguro, será mucho mejor en el futuro, a partir de lo que hemos construido y hemos sembrado en estos primeros tres años.

Yo dejo aquí hecho el compromiso, como ya lo expresé, para construir junto con el sector empresarial.

Éste es un Gobierno democrático; éste es un Gobierno que escucha y que se compromete, a partir de encontrar coincidencias.

Frente a lo que hace un momento el presidente saliente presentara la Agenda por México, esta agenda que, entonces, presentara a quienes éramos candidatos a la Presidencia de la República.

Hoy le quiero decir que esa agenda la suscribí, entonces, como candidato.

Hoy como Presidente de la República, en lo que hace a las coincidencias en gran número de esa agenda, hoy, se está cumpliendo; hoy, se ha materializado para bien de nuestra Nación.

Hacia dónde debemos ir, a partir de lo que en voz de sus dirigentes empresariales hemos aquí escuchado.

Lo que hoy les quiero compartir y que es resultado del esfuerzo colectivo de toda una Nación, sin duda, a seguir construyendo, a demostrar que los ajustes en las leyes, a los cambios que se han hecho al andamiaje legal, a las nuevas instituciones que hemos creado, sin duda, esto se está traduciendo ya en beneficios concretos, visibles y tangibles para la sociedad mexicana.

Nos falta hoy, a partir de una renovada actitud, de una renovada confianza y de un renovado compromiso, seguir construyendo con México.

Seguir construyendo, a partir de una actitud que como ciudadanos cada uno adopte, construyamos en favor de la vigencia plena del Estado de Derecho y que éste pasa porque en cada ciudadano, en los gobiernos y en cada ciudadano, haya realmente una nueva actitud.

Una actitud comprometida con un cambio, con adoptar los nuevos paradigmas que deparen desarrollo y confianza entre la sociedad.

Pero que ésta no se construye de arriba abajo. Se construye con la participación colectiva, de todos, con la actitud que cada uno asuma y nunca será menor; sea en posiciones de liderazgo, sea como agentes sociales, cualesquiera que sea la actividad, esta labor, la labor de cada individuo contribuye de forma decidida al resultado colectivo que como Nación estemos alcanzando.

Ésta es la ruta que tenemos trazada hacia los siguientes años: concretar, renovar, consolidar y hacer camino nuevo hacia aquellos escenarios o, sobre todo, en aquellos temas en los que todavía tenemos deficiencias y queremos avanzar, y tener mayores logros.

Está, por ejemplo, el que realmente adoptemos una actitud mucho más honesta, comprometida y de actuar una nueva ética, una ética que nos permita realmente asumir nuestras responsabilidades y cumplir a cabalidad con ellas, como ciudadanos y como agentes de gobierno.

Estoy seguro que esto es parte de la agenda que tiene el Consejo Coordinador Empresarial.

Y por eso expreso aquí el compromiso del Gobierno de la República para que armonicemos nuestros esfuerzos, para que trabajemos juntos, para que construyamos.

Siempre el Gobierno verá con buenos ojos las posiciones críticas, pero también con actitud constructiva que nos permita, entre todos, formar y construir una mejor Nación.

Hago votos, porque esta nueva dirigencia con esta visión, con este compromiso y con esta actitud, realmente haga posible que logremos este propósito: lograr, entre todos, un mejor México para toda la sociedad mexicana.

Muchísimas felicidades y muchas gracias.

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button