Crecimiento económico dependerá mucho del desempeño de EU: IMEF. En Fórmula Financiera

Jonathan Heath, vicepresidente de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), indicó que el IMEF espera un crecimiento económico del 2.7; mientras que el pronóstico de Banamex es de 2.6 “la diferencia es que Banamex levantó su encuesta el mismo día, ellos mandan su encuesta a todas las instituciones financieras en la mañana y piden que al mediodía se las contestan: Nosotros habíamos levantado la encuesta una semana antes y, yo estoy seguro, que si levanto la encuesta esta misma semana posiblemente estaríamos en estos 2.6”.

Cuestionado, vía telefónica en el espacio de “Fórmula Financiera”, sobre qué posibilidad hay que se concrete un crecimiento cercano al tres por ciento, Heath señaló que dependerá mucho del desempeño de Estados Unidos “porque empezó muy flojo el año, pero el año pasado rebotó en el segundo, tercer trimestre nada más que el problema ahora es que no se ha visto el rebote. Abril sigue todavía bastante flojo y mayo no ha despertado mucho interés y entonces aunque en el segundo trimestre esperamos una tasa positiva para Estados Unidos, esperamos una tasa relativamente baja, por lo cual no vamos a ver una mejoría sustancial en nuestras actividades secundarias”.

Precisó que la parte positiva es el consumo en los hogares porque hay evidencia que señala que, relativamente, les está yendo bien. Ejemplo de ello es que el INEGI acaba de dar a conocer los datos del PIB por el lado del gasto.

Explicó que “el consumo privado es el componente del gasto es el que más está contribuyendo al crecimiento económico”. Si eso perdura y hay una mejoría en Estados Unidos es factible un crecimiento cercano al tres por ciento.

Sobre el comentario que realizó en el sentido que de seguir así la economía, la administración de Enrique Peña Nieto sería la que más ha crecido en los últimos años “Con lo que estamos viendo ahorita en crecimiento terminaríamos un promedio, en la primera mitad del sexenio, de dos por ciento; para poder alcanzar el tres tendríamos que crecer un cuatro por ciento en los últimos tres años del sexenio”.

Añadió que lo más preocupante es el entorno externo, ya que Europa está presentando un estancamiento; mientras que Estados unidos no ha podido crecer.

Pese a este panorama hay dos cosas buenas para México: uno, es que en la segunda mitad de los últimos cuatro sexenios, se ha logrado crecer por arriba del cuatro por ciento.

La segunda cosa buena es que las reformas estructurales deben, eventualmente, atraer inversión y oportunidades para poder alcanzar una crecimiento mayor en la última mitad del sexenio.

dga

Salir de la versión móvil