Coronavirus

Cómo lidiar con el miedo que provoca la “nueva normalidad”

La filosofía nos dota de herramientas para enfrentar el miedo que nos provoca el fin.

Llegó el 1 de junio y con ello la llamada nueva normalidad, a la que sólo los trabajadores que regresan a las actividades esenciales (minería, construcción y producción cervecera) se arriesgan a ser parte de la, todavía, creciente curva de casos de COVID-19.

Si bien la tendencia mundial es que al terminar la cuarentena la gente salga a la “nueva normalidad”, en países como Argentina y España se empieza dar una tendencia: el síndrome de la cabaña, una afectación que no alcanza el grado de trastorno psicológico, pero que ha sido estudiada por Sandra Isella, piscóloga del Centro Psicológico Cepsim, en Madrid, y varios especialistas en la materia

Nos referimos a un estado anímico, mental y emocional que se ha estudiado en personas que, tras pasar un tiempo en reclusión forzosa, han tenido dificultades para volver a su situación previa al confinamiento”, declaró Isella en entrevista para el medio español ABC.

Miedo a la muerte

El nivel de estrés que provoca esta pandemia se combina con un incremento en casos de ansiedad y depresión y un miedo a la muerte que nace de la falsa ilusión de que la ciencia lo puede todo, como explica la filósofa Julieta Lomelí.

Siempre hemos tenido que defendernos de la naturaleza. Esta idea ilustrada de que podemos defendernos de la naturaleza con la razón y que nos empoderamos con la tecnología y la ciencia, sigue existiendo un poco”, declara en entrevista para Fórmula Digital.

En ello coincide la Doctora en Ciencias por la UNAM, Asunción Álvarez del Río, quien considera que se le dotó de un carácter religioso a la ciencia lo que provocó que “la humanidad se desentendiera de la muerte” hasta el punto en el que no se habla de ella: no es un tema prohibido, pero no se toca hasta que hay que ir a la funeraria.

Esta pandemia nos agarró en un momento en el que a nivel general, en todas las sociedades occidentales, el tema de la muerte está en el cajón, un tema del que no queremos hablar, del que no queremos saber. Si tú revisas cómo aprendimos a no hablar de la muerte, no aprendimos a hablar de la muerte: simplemente no se habla”.

La muerte a lo largo de mil años

Lomelí Balver, doctorante del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, señala que en el siglo XI, de acuerdo con investigaciones del historiador francés Georges Duby, la muerte en soledad no existía, mientras que hoy no sólo es un miedo a la muerte por contagio, sino morir en un contexto desolador,desde la perspectiva de la crisis económica o por el hecho de que al hospital sólo ingresan pacientes, sin familiares.

Mucha gente perdió sus trabajos, mucha gente de verdad la está pasando muy mal por el confinamiento, y no porque estén encerrados, sino porque no circula el capital, entonces también hay un miedo a la muerte por hambre y por soledad”, refiere la filósofa.

Álvarez del Río afirma que la pandemia nos obliga a repensar la muerte, lo que nos puede llevar a dos posibles caminos: reforzamos nuestro miedo o la reconocemos como parte esencial de la vida humana, pues dota de sentido la existencia.

Cómo será la nueva normalidad
Nos desentendimos de la muerte por confiar en la medicina y la ciencia: Alvarez del Río Foto: Zoom (Captura de pantalla)

“Algo que es muy mala guía es el miedo”, afirma la especialista en bioética, por lo que sugiere también plantear en el futuro “hasta dónde llega el control de las necesidades de cuidarnos” sin que este cuestionamiento nos exponga ni altere lo estipulado en la nueva normalidad.

Porque si yo no puedo tocar ni hacer las cosas que le dan sentido a mi vida, llegaría un momento en el que diría: Pues así no tiene caso, ¿de qué me sirve cuidarme tanto si a esta vida le hace falta algo muy importante?”.

El futuro de la nueva humanidad

Filósofos como Slavoj Zizek apuestan por una humanidad más unida y comunitaria como consecuencia de la emergencia sanitaria, pero pensadores como Byung Chul-Han ven un futuro mucho menos prometedor: dados los resultados de China, opta por Estados más represivos e invasivos, pero eficaces ante este tipo de emergencias.

El miedo a la muerte por COVID-19
No veo que nos dirijamos hacia la “dictadura del algoritmo”. Foto: Zoom (Captura de pantalla)

“Somos culturas diferentes” y por ello Julieta Lomelí cree que al menos en México ese biopoder del que habló Foucault no se ejercerá. A pesar de lo que se cree, esta podría ser una pandemia con menos víctimas mortales que la de la gripe española.

Asimismo, ya es manifiesta la transición a un capitalismo digital con el éxito de empresas digitales incluso durante el aislamiento y el apogeo de la explotación de la minería de datos.

Desde la filosofía, el “conócete a ti mismo” será clave para cuidar nuestra salud mental en la nueva normalidad mientras enfrentamos el cambio de paradigmas, rutinas y estilos de vida. Corrientes como la filosofía estoica, autores como Píndaro y hasta plataformas como Filosofía & Co (Filco) pueden ser opción para reflexionar sobre las implicaciones de la muerte y encontrar una forma de aceptarla como parte de nuestra cotidianidad

Sé que me puedo enfermar, sé que soy de los casos que se complican: sé que me puedo morir. Ya, no quiero eso, pero sé que puede pasar. Una vez que le das lugar a esa posibilidad -de que no tenemos el control de todo- ya no vives guiándote solo por el miedo. Eso es básico. El miedo te quita libertad, te paraliza”, concluye Álvarez del Río.

Te puede interesar:

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button