score
MundoNoticias

“Son hijos del mismo espíritu infame”: Bush defiende luchar contra los extremistas dentro y fuera de EU

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 mataron a 3 mil personas en Nueva York, Washington y Pensilvania.

El expresidente estadounidense George W. Bush defendió este sábado que el país luche contra los extremistas violentos, tanto los que están en el exterior como los nacionales, porque ambos proceden del mismo “espíritu infame”.

W. Bush, mandatario del país cuando se produjeron los atentados del 11 de septiembre de 2001, intervino en Pensilvania en el acto en recuerdo de las víctimas del vuelo United 93, aquel “excepcional grupo” que logró impedir un cuarto ataque aquel día al enfrentarse a los terroristas y hacer que el avión se estrellara en un descampado.

El expresidente se refirió a los extremistas de dentro y fuera del país que comparten su “desdén por el pluralismo” y su “indiferencia por la vida humana”.

“Son hijos del mismo espíritu infame y es nuestro deber seguir confrontándoles”, añadió.

En el vigésimo aniversario del ataque más mortífero en suelo estadounidense, George W. Bush, advirtió sobre un nuevo peligro proveniente del interior del país.

“Hemos visto una creciente evidencia de que los peligros para nuestro país pueden provenir, no solo a través de las fronteras, sino también de la violencia que se acumula dentro”, dijo Bush el sábado en el sitio conmemorativo del 11 de septiembre en Shanksville, Pensilvania, durante una ceremonia para conmemorar el aniversario  de los ataques en NY.

El expresidente también hizo un llamado a la unificación de la sociedad estadounidense en estos momentos tan difíciles que viven como nación, especialmente luego del reciente proceso electoral para elegir al nuevo mandatario.

Bush y su esposa Laura, así como la vicepresidenta Kamala Harris, asistieron a una ceremonia en el sitio de Shanksville donde se estrelló el vuelo 93 de United Airlines después de que los pasajeros lucharon y vencieron a los secuestradores. El avión se estrelló en un campo, evitando que otro objetivo fuera alcanzado.

“En el sacrificio de los socorristas, en la ayuda mutua de extraños, en la solidaridad del dolor y la gracia, las acciones de un enemigo revelaron el espíritu de un pueblo (…) Estábamos orgullosos de nuestra herida nación”, dijo Bush al describir la reacción del país, tras los atentados.

Los ataques del 11 de septiembre, que mataron a 3 mil personas en Nueva York, Washington y Shanksville, llevaron a Bush a lanzar una invasión de Afganistán liderada por Estados Unidos que sacó a los talibanes del control de Kabul y envió al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, a la clandestinidad.

Con información de REUTERS y EFE

También te puede interesar:

Nueva York rinde homenaje a las víctimas del 11-S

Aplicarán segunda dosis de Sputnik en 7 alcaldías de la CDMX para personas de 30 a 39 años

A 20 años de los atentados del 11-S, Biden pide dejar atrás el miedo



Artículos Relacionados

Back to top button