Por topes a precios de gas LP, cae inflación en primera quincena de agosto

Sin embargo, es probable que el efecto positivo de los precios máximos al combustible en los costos que enfrentan las familias sea limitado

Es probable que la baja en los precios al consumidor para la primer quincena de agosto no sea más que temporal.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer la actualización a la primera quincena de agosto del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Comparado con la segunda quincena de julio, este indicador muestra un ajuste a la baja de 0.02%. En el mismo mes del año pasado, se había registrado una tasa interquincenal  de 0.24%.

De acuerdo con el mismo presidente del Inegi, Julio Santaella, el índice de precios se redujo gracias a un ajuste de poco menos del 1% en el componente no subyacente. Éste hace referencia a los productos y servicios más volátiles de la economía mexicana, especialmente los combustibles.

De hecho, según el líder del Instituto, se puede identificar la baja en el costo a las familias del gas licuado de petróleo (LP) como el origen de este fenómeno. También se trata de la reducción más importante en el nivel de precios al consumidor que se ha detectado en el componente no subyacente desde finales del siglo pasado.

Sin embargo, algunos especialistas económicos dieron a entender que esta reducción en los precios al consumidor podría no ser permanente por el comportamiento del otro componente del INPC, la vertical subyacente. Este elemento abarca aquellos bienes y servicios que son menos propensos a subir y bajar de costo rápida y súbitamente para las familias, como alimentos, mercancías, vivienda y educación.

Gabriel Casillas, presidente del Comité de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) advirtió que la inflación subyacente para la primer quincena de agosto del 2021 todavía se encuentra en un nivel muy alto, el mayor registrado para ese mismo periodo desde al menos 2016.

Por su lado Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse, reconoció que los precios del gas doméstico cayeron en 15% en la primera quincena de agosto. Sin embargo, puso en duda que la implementación de topes máximos al gas LP sea la estrategia más eficaz para dar el combustible a un costo más asequible para las familias de forma sostenible.

Acelera aumento de precios a topes de gas LP

Las cifras oficiales parecen corroborar los temores de estos economistas. En datos de Inegi, la inflación anual es de 5.58%. De esta cifra, un aumento del 0.943% a los precios al consumidor (poco menos de una quinta parte del incremento total a los precios) se puede atribuir directamente al comportamiento de los energéticos.

Además, los topes máximos a los precios del gas LP se están acercando lentamente al nivel que tenían previo a esta iniciativa. De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el precio promedio del gas LP en su presentación cilíndrica al 28 de julio (unos días antes de establecerse el primer precio máximo) era de 25.44 pesos por kilo.

En la semana del 1 al 7 de agosto, el precio máximo del gas LP a escala nacional era de 22.61 pesos por kilo, una reducción del 11.12%. Pero el tope máximo al gas LP que propuso  la Comisión Reguladora de Energía (CRE) del 22 al 28 de agosto fue de 23.08 pesos por kilo en el promedio nacional. Es decir, una brecha más pequeña de 9.28%.

También cabe destacar que en esta última semana se dio el incremento intersemanal más alto desde que se implementó la medida, lo que sugiere que los precios máximos al gas LP están subiendo cada vez más rápido.

CRE

Críticas a los precios máximos

Desde que se anunció la implementación de estos topes al costo del gas LP para el público consumidor, varios agentes han lanzado varias protestas en contra de la medida, sus presuntos objetivos, la implementación y sus resultados.

Por ejemplo Susana Carzola, fundadora de la organización de trabajo especializada en energía SICEnrgy, apunta que la determinación de los precios máximos al gas LP es altamente discrecional, advirtiendo que el costo del combustible incluso ha subido para familias en las zonas más humildes de Oaxaca y Chiapas.

Óscar Ocampo, investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), apuntó que los topes máximos podrían llevar a distorsiones en la competencia, pues estos límites a los precios podrían “provocar que no entren más jugadores. Si eran cinco, el sexto no va a entrar”, algo que también podría llevar a una mayor concentración de poder en el mercado, la principal queja del Gobierno federal ante el mercado de gas LP.

Salir de la versión móvil