score
MéxicoNoticias

Menos empleos pero más producción: La percepción en el sector manufacturero

Los pedidos manufactureros no paran de crecer y los empresarios del sector manufacturero tienen esperanzas de una recuperación más rápida en el corto plazo, aunque los nubarrones viene de la cadena de suministro.

Una mezcla de optimismo con aires de preocupación campea en las manufacturas del país.

La demanda de bienes en el sector manufacturero no para de crecer y los empresarios del sector están optimistas en el corto plazo, aunque tampoco esperan generar nuevos empleos mientras que ven crecer sus problemas de abasto de insumos.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó el Indicador de Productos Manufactureros (IPM) y los Indicadores agregados de Tendencia y Expectativas Empresariales (IAT/IGOET) correspondientes al mes de julio. En ambos se pintan visiones dispares para el futuro del sector manufacturero.

Por el lado optimista, se percibe una mejora en la demanda de sus bienes. Según el IPM, el componente de pedidos solo avanzó 0.68 puntos en julio de 2021 frente a junio pasado.

Sin embargo, en el IAT tanto en demanda nacional de productos como en exportaciones el sector manufacturero se registraron cambios positivos de 0.9 y dos puntos respectivamente con respecto al mes anterior. Lo anterior sugiere la expectativa de los empresarios de ver una aceleración en los pedidos (nacionales e internacionales) a corto plazo.

Esto podría estar motivando también una expectativa más robusta en la parte de producción, continuando los resultados de los últimos meses. Dentro del IPM, los empresarios mexicanos reportaron una percepción de producción muy superior a la registrada durante junio pasado, pues el Indicador registró un avance de 3.89 puntos con respecto a ese mes, hilando tres meses por arriba del umbral de los 50 puntos.

El IPM se obtiene a partir de la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial que lleva a cabo Inegi mensualmente y que tiene como base una muestra de 1,492 empresas a nivel nacional. En el IPM el valor de 50 constituye el umbral para delimitar una expansión de una contracción en la actividad del sector manufacturero, explica Inegi.

El rendimiento positivo en la producción se mantendría en el corto plazo, según las percepciones de los empresarios. De acuerdo con el  IAT para el sector manufacturero, el componente producción fue el que más creció con respecto al mes anterior, con un alza de 4.1 puntos.

Lo anterior sugiere que los empresarios están confiados que su oferta de productos se expandirá más rápido en el corto plazo, probablemente una consecuencia directa de la misma demanda nacional y global más robusta que esperan ver en el corto plazo. En este índice también se hilaron tres meses seguidos por arriba del umbral de los 50 puntos.

Otra consecuencia positiva de un posible aumento en los pedidos en el corto plazo se puede ver en la capacidad de planta. De acuerdo con el IAT, se registró un avance de 2.9 puntos entre junio y julio de 2021 para las expectativas de los empresarios sobre qué tan saturadas estarán las instalaciones del sector manufacturero. Y es que una capacidad de planta más alta en teoría debería ayudar a reducir los costos fijos unitarios de estos agentes.

El otro lado de la moneda

Curiosamente, a pesar que se espera mayor producción, demanda nacional e internacional y una capacidad de planta más alta, las expectativas de personal ocupado están avanzando en la dirección contraria.

De por sí la expansión de su personal ya estaba presentando un crecimiento marginal. Según el IPM, entre junio y julio de 2021 este componente solo creció en 0.25 puntos, el avance más pequeño dentro del indicador (fuera de aquellos que retrocedieron mes a mes).

Y en el IAT, el sector manufacturero de hecho redujo en 0.2 puntos sus expectativas de personal ocupado total para el futuro inmediato. Esto podría sugerir que las empresas de la industria creen que ya tienen el número de empleados necesarios para afrontar la nueva normalidad. Una teoría que se refuerza considerando que el componente personal ocupado total está cerca de los niveles que tenía a mediados  de 2018.

Gráfica del Indicador de Productos Manufactureros (IPM) de Inegi, a julio de 2021
Inegi

Otro punto de posible tensión para las compañías del sector manufacturero estaría en los retos de la cadena de suministro. El IPM registra que entre junio y julio pasados se registró una baja de 0.63 puntos en el inventario de insumos, y otra caída de 0.21 puntos en oportunidad en la entrega de insumos de los proveedores.

Para ambos indicadores todavía se registra una tendencia-ciclo al alza, frente a mediados de 2020 e inicios del 2021 respectivamente. De todas formas, son tropiezos consistentes con los problemas de logística que están afectando a buena parte de las empresas en el mundo, y no solo en el sector manufacturero.

En países como Estados Unidos, la falta de insumos y retrasos en la logística de entrega han impedido a muchas empresas cumplir con las demandas de sus clientes. Asimismo, algunos agentes en el sector manufacturero estadounidense también están reportando personal faltante, algo que también contribuye a la incapacidad para cumplir con los pedidos.

Todos estos retos se están traduciendo, frecuentemente, en cuellos de botella que alzan los precios para las empresas del sector manufacturero, quienes a su vez lo trasladan a los clientes. Algo que las compañías mexicanas deberían tener en mente, especialmente con sus positivas expectativas de crecimiento para el corto plazo.

 



Artículos Relacionados

Back to top button