score
MéxicoNoticias

Ingresos petroleros salvaron las finanzas públicas del primer semestre

La Secretaría de Hacienda reportó que los ingresos públicos fueron de 2.9 billones de pesos, entre los que destacan 427 mil millones solo por la venta de hidrocarburos.

Las arcas públicas se llenaron gracias al oro negro. Durante la primera mitad del año, los ingresos petroleros crecieron 62.9%, lo que impulsó a las finanzas nacionales a revertir la caída sufrida el año pasado. 

De los 2.9 billones de pesos que ingresaron en el periodo enero-junio, 427 mil millones fueron solo por ingresos por la venta de petróleo, mismos que se dispararon 62.9% en comparación al mismo periodo del año pasado, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través de su Informe de Finanzas y Deuda Pública. 

El repunte de ingresos por hidrocarburos se dio en medio de una reapreciación mundial del crudo ante la reactivación económica mundial. A principios de año, la mezcla mexicana de exportación se vendía en 47 dólares por barril, pero conforme la demanda fue creciendo el precio llegó hasta los 70.57 dólares por barril a principios de julio. 

Por ello, aunque durante este periodo las ventas de productos petrolíferos al mercado interno y la exportación de crudo han sido menores en volumen respecto al año anterior, los ingresos se han incrementado. Durante el segundo trimestre del año pasado -inicio de la pandemia- los precios se desplomaron hasta incluso llegar a números negativos, lo que provocó que un volumen mayor de venta no se tradujera en mayores ingresos. 

El papel del petróleo ha sido fundamental para sostener las finanzas públicas en lo que va del año, ya que la recaudación tributaria apenas aumentó 1.1% debido a que solo los ingresos generados por uno de tres de los impuestos más importantes en el país crecieron. 

El Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) recaudó 545 millones de pesos, 9.9% más que en el mismo periodo del año anterior. En contraste, el Impuesto Sobre la renta bajó un ligero 0.9% hasta poco más de 1 billón de pesos mientras el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) registró cayó 6.8% al cerrar el semestre con 221,324 millones de pesos. 

La caída en el IEPS también está relacionada con el precio de los hidrocarburos debido a que conforme fueron recuperando su valor presionaron al alza el precio de la gasolina, ante lo cual el gobierno comenzó a aplicar estímulos fiscales durante varias semanas del semestre a la gasolina magna, premium y diésel. 

Por ello la recaudación de este gravamen se vio disminuida en 12.3 % durante este periodo, en contraste con el IEPS distinto a gasolinas y diésel que creció 3.4%. 

Hacienda confía que petróleo se mantendrá alto 

Con los resultados del mes de junio se hilan cinco meses de fuertes repuntes en los ingresos petroleros, lo que ha aumentado la confianza de la Secretaría de Hacienda para el próximo semestre. 

Tan solo la recaudación de tan solo el primer cuatrimestre del año ya había alcanzado una cifra récord de más de dos billones de pesos, cifra a la que ha seguido aportando una importante parte el oro negro. 

En su informe, Hacienda reconoció además que las condiciones económicas están mostrando una favorable recuperación ante el avance de la vacunación en el país, por lo que prevé que este año se obtengan ingresos extra por 251,800 millones de pesos.

En concordancia con las estimaciones de los analistas del sector privado, la dependencia estima que el crecimiento económico del país alcanzará el 6% durante el 2021, lo que aumentará la recaudación ante lo cual esperan lograr ingresos de 5.7 billones al final del año, entre los cuales 1.03 billones serían petroleros y 3.59 billones provenientes de la recaudación tributaria

Aunque el precio del petróleo parece haber superado su momento más álgido, la secretaría cree que el precio del barril se mantendrá en un promedio de 58.8 dólares en lo que resta del año, 40% más que los 42.1 dólares contemplados originalmente en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2021.

Sin embargo los pronósticos de la SHCP podrían verse nublados ante la expansión de la variante Delta por el mundo que amenaza con revivir los episodios vividos en 2020. 

Aunque en México la Secretaría de Salud ha descartado nuevos cierres a la economía, en otros países ya se comenzaron a implementar restricciones a la movilidad y el comercio internacional, dos de los grandes sectores que consumen combustibles fósiles, lo que podría impactar en las exportaciones de crudo.

El riesgo es especialmente importante considerando que los Estados Unidos, el mayor destino de las exportaciones de mezcla mexicana, se está convirtiendo rápidamente en foco rojo del rebrote global de casos de coronavirus. 

Además, al avance de la Delta, se suma la última decisión de la OPEP de incrementar su producción en 400,000 barriles adicionales cada mes hasta diciembre lo que irá reduciendo los precios paulatinamente en lo que resta del año. 



Artículos Relacionados

Back to top button