¿Qué pasa en NICARAGUA? Acusan a Daniel Ortega de hundir en crisis al país: Línea de tiempo

Un total de 119 casos de violencia en el marco de las elecciones generales de noviembre próximo ocurrieron en los últimos 15 días de mayo pasado

En un hecho sin precedentes, decenas de personas en Nicaragua han sido detenidas de manera arbitraria, entre ellos, cinco precandidatos presidenciales que están considerados  la oposición al mandatario de dicho país, Daniel Ortega.

Nicaragua realizará elecciones de una sola ronda el próximo 7 de noviembre, esto después de que estalló la violencia antigobierno en 2018, por el plan de Ortega de aumentar las contribuciones a la seguridad social y recortar los beneficios. En dichos comicios, Ortega buscará su cuarto mandato consecutivo y el quinto general como presidente.

Por tanto, el partido de la oposición CxL debe seleccionar a un candidato para detener a Ortega antes del 2 de agosto, sin embargo, el propio gobierno de Nicaragua ha mandado a encarcelar “de manera descarada a 5 precandidatos presidenciales, inventando procedimientos legales”.

“No tiene precedentes, nunca he visto algo similar, que un gobierno de manera descarada decida encarcelar a los 5 precandidatos presidenciales inventando procedimientos como actividades contra la patria, intereses superiores del país. Hablamos de aribitrariedades del líder autoritario”, dijo José Miguel Vivanco, director de la división de Américas de Human Right Watch (HRW) esta mañana en el noticiero de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

Además, aseguró que no les han permitido su derecho a tener un abogado. En la misma situación se encuentran 15 personas de sociedad civil, incluyendo un empresario.

“La gente está en total indefensión, porque (Daniel Ortega) controla todo, el Congreso, la policía, el Ejército, el Poder Judicial. Ortega aprobó tres leyes, sobre ciberdelitos, por lo que periodistas que puedan generar ‘sosobra’, es decir, angustia en la población, los vuelve acreedor de un delito legal”, detalló José Miguel Vivanco.

Cinco precandidatos encarcelados

En las últimas semanas las autoridades nicaragüenses han detenido e iniciado procesos penales contra los principales candidatos presidenciales de la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro García y Miguel Mora.

La última detención fue la de Mora, en la medianoche del pasado domingo. Fue arrestado por la Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, un consuegro del presidente Ortega, citando una Ley aprobada en diciembre pasado que los cataloga como “traidores a la patria” y los inhabilita a optar a cargos públicos.

En el caso de Cristina Chamorro, la aspirante presidencial opositora e hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, que gobernó Nicaragua entre 1990 y 1997, Vivanco dijo que “está secuestrada en su hogar y limitada solamente a su dormitorio por delincuentes armados que están en control del resto de su casa y que le han cortado todas las comunicaciones”.

También han sido arrestados dos exvicecancilleres, dos históricos exguerrilleros sandinistas disidentes, un exdirigente empresarial, un banquero, cuatro activistas y dos extrabajadores de una ONG.

Por ello, HRW pidió este martes al secretario general de la ONU, António Guterres, que use su poder para invocar el artículo 99 de la Carta de las Naciones Unidas con el fin de convocar una reunión con la justificación de que existe una amenaza para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Además, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) rechazó este lunes el “grave escalamiento” de la represión en Nicaragua registrado en las últimas fechas y urgió a su Gobierno a cesar la opresión y liberar a diferentes precandidatos presidenciales que han sido encarcelados.


“La CIDH urge al Estado de Nicaragua a cesar la represión y, en particular, a liberar a todas las personas privadas de la libertad arbitrariamente”, dijo la organización, con sede en Washington, en un comunicado.

Continúan intimidaciones a empresarios, periodistas y sociedad civil

Los allanamientos, detenciones, órdenes de captura y citas judiciales contra líderes políticos opositores, empresarios y periodistas independientes continúan en Nicaragua, a menos de cinco meses de las elecciones generales, en las que el presidente del país, Daniel Ortega, busca una nueva reelección.

En las últimas 24 horas, el Ministerio Público ha ordenado detener a Humberto Belli, hermano de la poetisa y escritora nicaragüense Gioconda Belli, y al empresario Gerardo Baltodano Cantarero, hermano del general en retiro Álvaro Baltodano, delegado presidencial para fomento de las inversiones.

También, uno de los líderes juveniles de la disidente Unidad Nacional Azul y Blanco fue detenido este jueves en Nicaragua, en medio de una ola de arrestos contra opositores.


Según la Unidad Nacional Azul y Blanco, que atribuyó la detención a razones políticas, el joven, su madre y una trabajadora de la agencia de viajes, fueron trasladados a una estación de la Policía Nacional próxima al negocio, aunque las mujeres no fueron esposadas.

Otro empresario, Roberto Martino Salvo Horvilleur, compareció ante la Fiscalía como parte del “proceso de investigación” contra la no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), indicó el Ministerio Público en una declaración.

La Fiscalía abrió una investigación contra el Funides, un centro de pensamiento independiente, ligada al precandidato presidencial opositor Juan Sebastián Chamorro, que se encuentra encarcelado.

Además del Funides, la Fiscalía investiga a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia, que dirigió la periodista y aspirante presidencial Cristiana Chamorro.

Sobre esa ONG, la Fiscalía informó que citó a los periodistas Donaldo Hernández, de la Voz de América (VOA); a Lester Arcia, del portal digital IP Nicaragua, y a Digna Bendaña, “quienes contestaron las preguntas que se les realizaron y luego de firmar el acta, se retiraron”.

México y Argentina revelan postura

México y Argentina llamaron este lunes a consultas a sus embajadores en Nicaragua por “las preocupantes acciones políticas-legales” del Gobierno de Daniel Ortega, aunque sin condenar sus acciones.

En un comunicado conjunto, los Gobiernos revelaron que instruyeron al embajador de México, Gustavo Alonso Cabrera, y al de Argentina, Mateo Daniel Capitanich, a trasladarse a sus respectivas capitales para consultarlos sobre las acciones del Gobierno nicaragüense de los últimos días.

“Han puesto en riesgo la integridad y libertad de diversas figuras de la oposición (incluidos precandidatos presidenciales), activistas y empresarios nicaragüenses”, indicó el boletín.

Cabe mencionar que los casos de violencia en el contexto electoral de Nicaragua están creciendo y alcanzaron la cifra de 721 hasta mayo pasado, para promediar más de 90 hechos violentos por mes desde octubre pasado, adicionales a los recientes arrestos de aspirantes a la Presidencia por la oposición, informó este miércoles el grupo independiente Urnas Abiertas.

De acuerdo con el informe, un total de 119 casos de violencia en el marco de las elecciones generales de noviembre próximo ocurrieron en los últimos 15 días de mayo pasado, cerca de uno cada tres horas, casi todos en Managua.

Los actos violentos más frecuentes registrados por Urnas Abiertas son los hostigamientos (468), seguidos por agresiones (73), detenciones (48), retenciones (48), amenazas (40), acusaciones judiciales (26) y lesiones o heridas (18).


Con información de EFE

Te puede interesar: Por la vía pacífica podemos solucionar el problema en Nicaragua, con elecciones anticipadas

Iota se degrada a tormenta tropical tras tocar tierra en Nicaragua

En elecciones, 1 de cada 4 mexicanos fueron amenazados por criminales o con perder apoyos: México Elige

Salir de la versión móvil