score
MéxicoNoticias

¿Quién es Carlos Romero Deschamps, el líder sindical petrolero cercano al salinismo?

A más de un año y medio de su renuncia del STPRM, Carlos Romero seguía en la nómina de Pemex gozando de su periodo de vacaciones, mismas que terminarían hasta 2024.

Después de 52 años de formar parte de la nómina de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Romero Deschamps renunció oficialmente como trabajador de la empresa al servicio del Estado con una investigación abierta por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Carlos Romero Deschamps nació el 17 de enero de 1944 en Tampico, Tamaulipas, y en 1959 cuando sólo tenía 14 años de edad comenzó a trabajar en Pemex y dos años después se afilió al Partido Revolucionario Institucional (PRI)—partido del cual aún es militante—para posteriormente titularse como contador privado por la Escuela Bancaria Comercial (EBC).

En sus inicios en la vida política, Carlos Romero Deschamps fungió como coordinador de campañas políticas de diputados federales y gobernadores de Tamaulipas, por lo que su acercamiento a la estructura política priísta le permitió desempeñarse como comisionado nacional para la revisión de contrato colectivo de trabajo en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) en 1971.

Posteriormente, Romero Deschamps comenzó a escalar posiciones en el sindicato petrolero para ser asesor del Comité Ejecutivo General, vocal del Consejo General de Vigilancia, secretario de organización y estadística para después fungir como secretario del Interior y Acuerdos.

A la par de su crecimiento en la estructura sindical petrolera, en 1979 ocupó por primera vez una curul en la Cámara de Diputados como legislador plurinominal, posición que repetiría en dos ocasiones posteriores.

Carlos Romero Deschamps fue uno de los personajes más leales a Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, quien estuvo al frente del sindicato petrolero entre 1973 y 1993, no obstante, con la llegada de Carlos Salinas de Gortari a la presidencia de la República en 1989, comenzó a perder el control del sindicato—en ese momento—más grande del país, situación que Romero Deschamps aprovechó para acercarse al nuevo mandatario.

El gobierno de Salinas acusó a la Quina de no apoyarlo en la campaña electoral, donde su rival, Cuauhtémoc Cárdenas, había obtenido más votos, además de haberse pronunciado en contra de las políticas de privatización del gobierno, por lo cual fue detenido por posesión ilegal de armas y Carlos Romero Deschamps ascendió como nuevo líder del sindicato petrolero.

Romero Deschamps continuó con las prácticas de su antecesor y fue colaborador en las administraciones de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo—siendo en ese gobierno donde ocupó un escaño como senador por primera vez– y durante la campaña electoral de 2000 fue señalado por haber promovido recursos públicos—cerca de mil 500 millones de pesos– a favor de la campaña del entonces candidato a la presidencia de la República, Francisco Labastida, conocido como el “Pemexgate”, sin embargo, la extinta Procuraduría General de la República (PGR) no fincó ninguna responsabilidad en su contra y fue compensado con una curul en la Cámara de Diputados por tercera ocasión por la vía plurinominal.

Durante la administración de Vicente Fox, Romero Deschamps mantuvo el control de la estructura sindical y aunque la PGR abrió una carpeta de investigación en su contra por las distintas irregularidades en el desvío de recursos, en el final de ese sexenio fueron suspendidas las indagatorias.

En la gestión de Felipe Calderón, el dirigente empresarial apoyó las reformas estructurales que pretendía realizar el gobierno federal para transformar a la paraestatal en una empresa al servicio del Estado, sin embargo, fue en la gestión de Enrique Peña Nieto cuando volvió a ser senador por segunda ocasión y su familia fue señalada por una vida lujosa, cuya procedencia no pudo ser comprobada.

Romero Deschamps apoyó la transformación de Pemex con la reforma energética de 2013, por lo que fue reelecto por quinta ocasión consecutiva para hacerse cargo del sindicato petrolero en 2017 y cuyo periodo terminaría en 2024.

Sin embargo, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, el margen de maniobra de Romero Deschamps fue cada vez más acotado y el 16 de octubre de 2019 fue obligado a renunciar tras permanecer al frente del organismo sindical por más de 26 años.

La UIF abrió en noviembre de ese año una investigación contra el líder sindical petrolero por presunto enriquecimiento ilícito, no obstante, el ex dirigente permaneció en la nómina de Pemex como trabajador en activo, aunque presuntamente gozando de sus vacaciones por los años de servicio, mismas que terminarían en 2024.

Finalmente, este día Romero Deschamps renunció de Pemex ante las presiones del gobierno federal para separarlo de la estructura de la empresa, mientras que el gobierno de Estados Unidos también inició investigaciones contra el ex líder sindical, aunque aún no se ha abierto una carpeta de investigación por parte de la Fiscalía General de la República (FGR).

 

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button