score
MéxicoNoticias

“Nos estábamos ahogando”, los policías me arrojaron gas lacrimógeno en la marcha del 8M

Yo estuve ahí, los policías detrás del Muro de la Paz arrojaron gases lacrimógeno en contra de las manifestantes y periodistas.

Yo estuve ahí, yo vi cuando los policías detrás del Muro de la Paz lanzaron artefactos que despedían gas lacrimógeno, mismo que nos estaban ahogando, pues nos quemaban la garganta, la nariz y la cara.

Con cubrebocas, paliacates morados y sana distancia,  las mujeres volvieron a reunirse en el Monumento a la Revolución para marchar por las calles del centro de la CDMX, en conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Las exigencias siguen siendo las mismas: alto a la violencia en contra de las mujeres, justicia para las víctimas de feminicidios, garantías para vivir una vida libre de violencia.

revolucion
Foto: Tania Itzel Vargas

Los contingentes avanzaron en dos marchas; la primera, que salió en punto de las 13:30 horas y, una más, que partió a las 15:30 horas encabezada por madres de víctimas de feminicidios.

La ciudad Amurallada

Con la finalidad de evitar enfrentamientos, el gobierno de la CDMX anunció que colocaría vallas metálicas, a manera de muros, para resguardar los edificios y monumentos del primer cuadro de la capital mexicana.

Incluso, se anunció con bomba y platillo la colocación de un muro frente a la puerta Mariana de Palacio Nacional que fue bautizado con el nombre de Muro de la Paz.

flores memorial
Foto: Tania Itzel Vargas

Y aunque muchos consideraron dichas acciones como una provocación contra las mujeres; ellas reaccionaron convirtiendo los muros, aparentemente impenetrables, en un digno memorial para las víctimas de 10 años de feminicidios.

“Nos faltaron vallas para nombrarlas a todas”, fue la respuesta de las mujeres que llenaron los muros con flores y con nombres de las que no están por culpa de la violencia machista.

nos fakltaron vallas
Foto: Tania Itzel Vargas

Inician los enfrentamientos

Los contingentes se dirigieron al Zócalo capitalino en medio de una ciudad amurallada, pero a la altura de la avenida Juárez fueron interceptados por un gran despliegue policial.

A pesar de que el gobierno capitalino aseguró que no se iba a reprimir a las manifestantes, aparentemente los cuerpos policiacos, apostados afuera del metro Hidalgo, detuvieron a dos mujeres y encapsularon a una parte de los contingentes.

Al grito de: “Déjenlas salir”, las mujeres reaccionaron ante la provocación lanzando piedras contra los y las policías que, resguardados con sus escudos antimotines en una formación especial, comenzaron a lanzar gases de extintor a las manifestantes, periodistas e incluso integrantes del cuerpo de Paz Marabunta.

disturbios 2
Foto: Tania Itzel Vargas

Tras lanzar una buena cantidad de gas, como para nublar la visión de toda la zona, los policías arrojaron una especie de bombas molotov en contra de las manifestantes.

Luego de treinta minutos, aproximadamente, las mujeres comprobaron que sus compañeras ya no estaban detenidas y  continuaron su camino rumbo al Zócalo.

Los contingentes llegan al Zócalo

Alrededor de las 16:30 horas, los contingentes volvieron a reunirse y a seguir su avance al grito de “Fuimos todas”, “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”.

La ciudad amurallada se llenó de flores y de pintas con frases como: “México Feminicida”, “Caerá este muro”, “Presidente, rompa el pacto”, “Muerte al estado”, “Ni una menos”.

marcha 8m 2
Foto: Tania Itzel Vargas

Entre aplausos de espectadores, los contingentes entraron al primer cuadro de la ciudad  y fueron llenando la Plancha del Zócalo, donde ya se observaba humo rosa y verde.

“Nos arrojaron gas lacrimógeno. Nos estábamos ahogando”.

Según, el presidente Andrés Manuel López Obrador, el famoso Muro de Paz evitaría confrontaciones y que tanto las policías como las manifestantes resultaran heridas.

Sin embargo, las y los uniformados apostados detrás del muro arrojaron en contra de las marchistas gases de extintor, espuma, bombas molotov y gases lacrimógeno.

espuma
Foto: Tania Itzel Vargas

Yo, la periodista que escribe esto, fui testigo de cómo los y las policías, apostados detrás del muro, nos lanzaron dichos artefactos redondos y, otros, en forma de latitas que desprendían gas lacrimógeno.

“Nos estamos ahogando”, escuché que decían las mujeres que estaban a lado de mi.

Caminé a ciegas, con la cámara en la mano. No podía ver nada, porque los ojos me lloraban como no me había sucedido hace una hora con el gas de extintor. El gas me picaba terriblemente en la nariz y la garganta.

Grité que me ardía la cara y sentí como unas manos me ayudaron a llegar a la plancha del Zócalo. Me quité el cubrebocas y unas mujeres me arrojaron agua con bicarbonato en la cara. Me tallé los ojos y tomé un poco de agua de mi botella, que había logrado sacar de la mochila.

Abrí un poco los ojos y vi a varias manifestantes, periodistas e integrantes de Marabunta sentadas en el piso con los ojos irritados; otras gritando que les ardía la cara como a mi. Mientras tanto, algunas chicas se encargaban de ofrecernos agua con bicarbonato y, otras, simplemente trataban de tranquilizarnos.

DSC 0430
Foto: Tania Itzel Vargas

Apenas tuvimos tiempo de recuperarnos, cuando las latitas comenzaron a caer enfrente de nosotras. Corrimos. Algunas chicas tomaron las latitas y las devolvieron detrás del muro, lanzándolas con todas sus fuerzas.

Yo vi volar las latitas desde detrás del muro y vi a esas niñas correr para recogerlas y devolverlas a quienes nos las habían lanzado.

El fin del Muro de Gas

Las chicas reaccionaron y comenzaron a patear el muro y a intentar derribarlo usando martillos y palos. Los policías continuaban lanzando latitas y gases de extintor. Finalmente, las chicas lograron derribar las vallas en algunos puntos del muro y fueron repelidas de la misma manera.

marcha 8m
Foto: Tania Itzel Vargas

Esta mañana, Efraín Morales, subsecretario de Gobierno de la capital del país, dijo haber estado presente en la marcha y negó que las autoridades de la Ciudad de México hayan utilizado gas lacrimógeno en contra de las manifestantes.

“Lo que se utilizó fueron algunos extintores, para evitar que pudiera haber alguna confrontación cuerpo a cuerpo con las manifestantes. Es verdad que el polvo del extintor causa que te alejes y cierta irritación”, explicó en entrevista con Ciro Gómez Leyva para “Por la mañana”.

Mi testimonio: lo que nos lanzaron era gas lacrimógeno

Al respecto, le comento al subsecretario de Gobierno de la capital del país que no es la primera vez que cubro una marcha en la ciudad, lo he hecho desde antes de que comenzara la actual administración y sé distinguir perfectamente entre gases de extintor y gases lacrimógenos.

Efectivamente, el gas de extintor provoca comezón y un molesto, pero tolerable, ardor en garganta y ojos; sin embargo, los gases lacrimógenos provocan una reacción muchísimo más severa. Por eso, considero las acciones de la policía, en contra de las manifestantes, de las periodistas y del cuerpo de Paz Marabunta, completamente innecesarias.

marisela
Foto: Tania Itzel Vargas

Con la garganta inflamada me retiré de la Plaza de la Constitución dejando atrás un potente mensaje que las mujeres dejaron inscrito en el Muro de Gas: “Marisela, tu lucha sigue”.

También te puede interesar:

 



Artículos Relacionados

Back to top button