score
MundoNoticias

“Ni me di cuenta”: Monja de 116 años vence a la COVID-19 sin síntomas ni complicaciones

La Hermana André, que es invidente y está en silla de ruedas, está a punto de cumplir 117 de años

La monja francesa Lucile Randon, conocida como la Hermana André y considerada la persona más longeva viva en Europa, se recuperó de la COVID-19 cuando está a dos días de cumplir los 117 años de vida, informaron los medios locales.

Randon, nacida en la localidad de Alés (sur) el 11 de febrero de 1904, dio positivo por coronavirus el pasado 16 de enero y fue entonces puesta en estricta cuarentena en el cuarto que ocupa en la residencia de ancianos de Sainte Catherine Labouré, situada en Toulon, en el sur de Francia.

“Ni siquiera me di cuenta de que estaba infectada”, aseguró la centenaria en declaraciones al periódico local Var Matin. Unas semanas más tarde, la religiosa invidente, ya está recuperada.

Un portavoz de la residencia explicó al mismo diario que la Hermana André, quien también está en silla de ruedas, no tenía miedo del virus, aunque sí manifestó preocupación por la salud de los otros residentes, ya que 81 de ellos dieron positivo a COVID-19, incluso 10 perdieron la vida.

“También le preocupaba si sus horarios de acostarse o de comer iban a cambiar por estar infectada”, agregó el portavoz.

La monja está considerada la segunda persona viva verificada más anciana del mundo, apenas por detrás de la japonesa Kane Tanaka, nacida el 2 de enero de 1903.

Con información de EFE y Euronews

Te puede interesar: 

Contagios de Covid-19 y las nuevas variantes en Acapulco

Jonathan fue robado en Colombia cuando era bebé; 32 años después, su familia lo encuentra en Noruega

Le hace ojitos la política: Eduardo Capetillo podría estar buscando lugar en la boleta electoral.

Estudio revela que personas con Síndrome de Down son más propensas a la COVID-19

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button