MéxicoNoticiasVida y Estilo

3 fáciles pasos para la siesta de tu peque

Para disfrutar de una siesta placentera después del almuerzo es indispensable que la pancita de tu peque esté sana. ¡Tú puedes ayudarlo!

Dormir bien es indispensable para el sano desarrollo de tu hijo, pues mientras el pequeño duerme su cuerpo libera la hormona del crecimiento, la cual además de reducir el estrés y la ansiedad lo ayuda a reparar sus músculos.

De acuerdo con estudios científicos, dormir un ratito en la tarde ayuda a tu peque a un mejor crecimiento y desarrollo.

Los niños de entre 1 y 2 años deben de tomar al menos una siesta diurna, la cual es mejor que realice todos los días a la misma hora y que esté acompañada por una rutina que el peque asocie con el descanso. Una buena siesta lo ayudará a no llegar a la hora de dormir totalmente agotado y estresado.

 

La rutina de la siesta, un momento para compartir

Esos pequeños momentos para descansar ayudarán a tu hijo a aguantar todo un día de descubrimientos y juegos y, también, le ayudarán a estar de buen humor. Esto se debe a que cuando dormimos liberamos serotonina, una hormona que regula el sueño, el apetito y el estado de ánimo.

Foto: Unsplash

 

Es probable que tu peque sea un torbellino que no quiere parar, por eso es importante que relacione ciertas actividades, momentos del día y ambientes con su hora de la siesta. Por eso aquí te dejamos 3 consejos que te ayudarán a preparar una hora de la siesta feliz para tu pequeño.

 

1. Ambiente adecuado

Una de las mejores maneras de hacerle entender a tu peque que llegó la hora de la siesta es preparando un ambiente propicio para el descanso. Llévalo a su cama, baja las luces, dale su peluche favorito, pon música que lo relaje y acuéstate junto a a tu pequeño para leerle un cuento.

Foto: Pexels

 

Aprovecha este momento para disfrutar del aroma de tu peque, dale caricias suaves en su cara, en su cabecita y permite que se relaje hasta que concilie el sueño. Tal vez, hasta tú podrías tomar también un descanso.

 

2. Tener un horario

Tener una rutina y respetar los horarios le produce tranquilidad a tu peque; es por eso que, acostumbrarlo a un determinado horario para la siesta, no debe de ser complicado.

Los expertos recomiendan que la mejor hora para la siesta es justo después del almuerzo, porque puedes aprovechar la relajación que siente tu pequeño cuando tiene la pancita llena.

Foto: Pexels

 

En cambio, debes evitar que tu peque tome la siesta después de las cinco de la tarde, porque esto puede ocasionar que por la noche tenga problemas para dormir. Si tu hijo no se siente cansado después del almuerzo, tal vez sea necesario recorrer su horario y comenzar su día una hora antes.

 

3. Una buena digestión

Para disfrutar de una siesta placentera después del almuerzo es indispensable que la pancita de tu peque esté sana. Definitivamente, no podrá dormir sintiendo algún malestar estomacal o cólicos.

El estomaguito de tu pequeño continúa madurando y es probable que en el proceso surjan algunos malestares digestivos; sin embargo, tú puedes ayudarlo a tener una pancita sana dándole los nutrientes que necesita.

Sabemos que no hay nada más importante para ti que el bienestar de tu hijo, NAN® 3, la leche de crecimiento, piensa igual que tú y, por eso, te ofrece una fórmula con una combinación exclusiva que ayuda a tu pequeño a desarrollarse al máximo.

Si su pancita está bien, tu peque duerme bien, por eso NAN® 3 contiene la proteína optimizada Optipro® en calidad y cantidad adecuada, el probiótico L.Confortis® y los componentes bioactivos HMO, que le ayudan a tu pequeño a tener una mejor digestión, aminorar los malestares digestivos y mantener el equilibrio de su flora intestinal.

Sabemos que como mamá buscas siempre lo mejor para tu peque, NAN® 3 piensa igual que tú, porque las historias más felices tienen un comienzo sano.

También te puede interesar:

Probar alimentos nuevos, una increíble experiencia para vivir con tu peque

Contenido patrocinado.

 

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button