MéxicoNoticias

Muere por COVID-19 “el obispo de los pobres” a los 94 años; AMLO lamenta su muerte

AMLO destacó el trabajo social de Arturo Lona en favor de los más necesitados

El obispo emérito de la diócesis de Tehuantepec en Oaxaca, Arturo Lona Reyes, conocido como “El obispo de los pobres” por su ayuda a los desprotegidos, murió este sábado a los 94 años debido a complicaciones asociadas a la COVID-19.

“Oficialmente comunicamos el fallecimiento del padre obispo, Arturo Lona Reyes, conocido como el Obispo de los Pobres. Ha vuelto a la casa del padre celestial, bajo la intercesión de María Nuestra Madre”, escribió el presbítero Joaquín Galván, encargado de Salud Sacerdotal de la diócesis de Tehuantepec para informar del deceso.

Justamente su apego a las causas sociales originadas por la desigualdad social y su solidaridad con las comunidades indígenas, le valieron el sobrenombre.

AMLO lamenta la muerte del obispo

“Lamentó mucho el fallecimiento del obispo Arturo Lona por su trabajo ejemplar en favor de los más pobres”, apuntó López Obrador en redes sociales.

Recordó que el obispo lo visitó en el Palacio Nacional de Ciudad de México, el 26 de febrero de 2019 y ese día, el mandatario publicó una fotografía de su encuentro con Lona Reyes.

“Hoy tuve una conversación con un auténtico cristiano, el obispo católico del Istmo de Tehuantepec, Arturo Lona”, escribió en aquella ocasión el presidente.

Debido a complicaciones en la columna vertebral, Lona Reyes fue internado el 10 de octubre en el Hospital Medica Azul en Lagunas, Oaxaca, en donde dio positivo al coronavirus, situación que comenzó a agravar su estado de salud, además padecía diabetes, lo que en conjunto provocó su muerte.

¿Quién es “el obispo de los pobres”?

El religioso tomó los hábitos en 1952 y el obispado en 1972 en la Catedral de Tehuantepec para ejercer una devoción determinante a favor de los más necesitados.

Gracias a su impulso y la ayuda a los necesitados logró crear dos cooperativas de producción de café orgánico y una más de ajonjolí, cuyas exportaciones tiene como destino Europa y cuyas ganancias se reparten entre los productores originarios de la zona que el obispo convirtió en socios.

En educación su legado queda para beneficio de la juventud zapoteca a través de 15 bachilleratos maristas y una universidad indígena que ya cuenta seis generaciones de egresados.

Condenó la tala ilegal e inmoderada

Pero además de su ayuda social, Lona Reyes enfrentó a los cacicazgos de la región como en la selva de los Chimalapas, en donde condenó la tala ilegal e inmoderada y se dio tiempo para apoyar la resistencia de los pueblos originarios en contra de la industria minera y eólica en la región del Istmo de Tehuantepec.

Durante la contingencia que provocó el sismo de magnitud 8,2, el 7 de septiembre de 2017, considerado el más fuerte de los últimos 100 años, la participación del obispo fue un aliciente para los damnificados que de acuerdo con las autoridades estatales fueron más de 60.000.

“Una lona para Lona” se le oía decir al obispo Lona Reyes cuando solicitaba a los benefactores que enviaran lonas a Juchitán de Zaragoza, para que los damnificados se resguardaran de las intensas lluvias que siguieron al terremoto.

Arturo Lona Reyes fue declarado era obispo emérito de Tehuantepec desde hace 20 años y este 1 de noviembre, cumpliría 95 años de edad. En los próximos días se oficiarán misas en las diócesis de Oaxaca en su memoria.

Con información de EFE

Te puede interesar:

Asesinan a balazos a delegado de la Policía Estatal en Reynosa

Segob regaña a Silvano Aureoles por entrometerse en elecciones de EU

COVID-19 deja en algunos sobrevivientes ‘anticuerpos’ que afectan su salud

Ofrendas para víctimas de la pandemia son inauguradas por AMLO

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button