MéxicoNoticias

Atropellan y matan a tortuga en peligro de extinción en Durango

La especie es endémica del Cañón de Fernández

Una tortuga jicotea del Río Nazas, Trachemys gaigeae, endémica de el Cañón de Fernández, Durango, y en peligro de extinción, fue arrollada por un vehículo todo terreno.

Con el asesinato de la tortuga jicotea del Río Nazas, que solamente sale del río para depositar sus huevos en esta época, se cortó el proceso de reproducción de la subespecie que solo existe en el Cañón de Fernández y el Parque Estatal, así como en otras dos zonas de Durango.

Además de esta especie, en esta Área Natural Protegida (ANP) se calcula que existen entre 20 animales y plantas endémicas, es decir, que no existen en otra parte del mundo, por lo cual, permanecen en la lista de peligro de extinción.

Twitter @fvaldesp

Sin embargo, están en peligro por las “vistas desordenadas” de los turistas, principalmente aquello que ingresan en vehículos todo terrero, como el que destrozó a la Trachemys gaigeae.

De acuerdo con Francisco Valdés Perezgasga, presidente de Prodefensa del Nazas A.C., el turismo en el Cañón de Fernández está fuera de control luego de la apertura del área como parte de la reactivación posterior a la contingencia sanitaria por la covid-19.

Por lo cual, señalan que es momento de volver a cerrarlo para reorganizar su apertura, incluyendo la implementación de mayor vigilancia y la participación de las comunidades.

Cañón de Fernández, joya natural que busca conservarse en México

Más de 570 especies diferentes de flora y fauna, entre las que se encuentran algunos árboles milenarios, son el tesoro que resguarda el parque natural Cañón de Fernández, una de las áreas con mayor biodiversidad del norte de México y que busca conservarse frente a la huella humana.

Ubicado en la región de La Laguna, en el norteño estado de Durango, el Cañón de Fernández abarca cerca de 17 mil hectáreas de sierra semidesértica atravesada por el río Nazas, que abastece de agua esta árida zona del país.

Debido a su importancia ecológica, el gobierno estatal de Durango declaró el Cañón de Fernández zona protegida en el año 2004, sin embargo no se estableció una vigilancia formal del parque ni un control de visitantes.

“De manera cultural, el sitio ha sido utilizado siempre por gente de la región porque ofrece agua para nadar, sombra para recrearse, hacer asados…”, comenta a Efe Adrián Varela, director de conservación de la ONG Pronatura, desde un pequeño cerro del cañón.

Las visitas continuadas, sobre todo en Semana Santa y verano, así como el pastoreo de ganado han desgastado el suelo de algunas zonas, en las que ya no crece vegetación.

Además, se han introducido especies invasoras que han puesto en peligro a las endémicas como los ahuehuetes -un tipo de árbol de la familia de las cupresáceas- algunos de los cuales han sido datados en miles de años, mientras que la demanda de agua en esta zona árida ha debilitado sensiblemente el caudal del río.

“El cañón es el último santuario vivo del río Nazas, a partir de aquí perece el río con toda la presión por el riego que se utiliza en la zona lagunera. Esa es la principal amenaza”, explica Varela, quien tiene un estrecho vínculo sentimental con la zona dado que su madre nació cerca.

Los expertos calculan que al menos 20 especies del parque estatal presentan alguna categoría de peligro, como es el caso de algunas cactáceas y una especie de pez conocida popularmente como cachorrito del Nazas (Cyprinodon nazas).

TAMBIÉN TE INTERESA:

En primer día de vacunación contra influenza, centros de salud y hospitales terminan sus dosis

Ni te ilusiones: Pese a la vacuna contra covid-19, no regresaremos a la normalidad en 2021

Padres de niños con cáncer interponen denuncia ante la FGR por desabasto de medicamentos

Con información de Milenio y EFE

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button