AudioAzucena Uresti en FórmulaMéxicoNoticias

Madre de Lya se planta en las instalaciones de la CNDH para que se castigue a los violadores de su hija

Marcela Alemán decidió amarrarse a una silla dentro de la CNDH como protesta para exigir se castigue a los responsables

A tres años de que Lya fue abusada sexualmente en más de una ocasión por trabajadores del Instituto Luis Gonzalo Urbina, en San Luis Potosí, su madre Marcela Alemán ha decidido tomar las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para exigir justicia por su pequeña ya que hasta el momento no ha habido castigo para los responsables.

Es por ello, que la mujer decidió amarrarse a una silla por más de 12 horas como protesta pues aunque desde el 2017 ha iniciado una serie de denuncias no ha podido lograr que los implicados sean detenidos.

Alemán reveló en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula que su intención de plantarse en las instalaciones de la CNDH es para que las autoridades le aseguren que van a castigar a los responsables y que incluso se le retire la cédula al colegio privado.

“Seguimos en diálogo. Aún no he visto a Rosario Piedra. Se ha llegado a algunos acuerdos con Alejandro Encinas para empezar a dar solución a nuestra petición, entre ellas es que se le quite la cédula al colegio donde fue violada mi hija sexualmente porque ellos siguen laborando como si nada, yo sigo exigiendo justicia y ellos son intocables”, señaló.

La lucha de Marcela comenzó en marzo de 2017, siete meses después de que su hija, de entonces solo cuatro años de edad, ingresó a dicha institución donde fue violentada sexualmente por al menos cuatro personas que trabajaban en el colegio.

“Ya era mucho cansancio emocional, psicológico porque es un desgaste muy fuerte como madre y como padre el llegar a estos extremos por la omisión de las autoridades del Estado de San Luis que favorecen a los violadores. Hasta este grado tuvimos que llegar para hacernos escuchar y sobre todo para exigir justicia de mi hija”, dijo.

La madre de la víctima señaló que cuenta con dictámenes médicos y psicológicos que comprueban la agresión que sufrió la menor, delito que no solo le cambió la vida a la pequeña Lya, sino también a ella.

“Tengo dictamen médico y psicológico por parte del DIF y particular, existe un video, el señalamiento de mi hija, la identificación y el testimonio. Hasta la fecha mi hija las señala como ‘las maestras malas’, si ella se encuentra a una persona parecida a ellas entra en crisis debido a eso me cambió la vida totalmente, hasta el grado de que yo no puedo seguir trabajando porque la niña está apegada a mí, parece un bebé otra vez, y de hecho me la regresaron como un bebé porque ella duró mucho en posición fetal”, reveló.

Por otra parte, aseguró que se mantendrá en la CNDH hasta que le brinden una solución pues no desea que más madres pasen por la misma situación por la que ella pasó.

“Sé que hay muchos casos en la República Mexicana y a mí no me gustaría que ninguna madre viva lo que hemos sufrido nosotros para buscar justicia, es desgastante y humillante levantar la voz, pero una madre hace hasta lo imposible por sus hijos. Vamos a seguir hasta que esas personas no puedan dañar a más niños”.

También te puede interesar:

IMSS, madres y padres de niños con cáncer acuerdan mecanismos para dar seguimiento y vigilancia a tratamiento de pacientes

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button