MéxicoNoticias

Sí es delito: Joven cuenta cómo su vecino pidió descargar un mail y robó fotos íntimas

Se trata de una usuaria de Twitter que compartió una dolorosa historia sobre cómo pasó de confiar en una persona a ver su reputación, privacidad y seguridad afectada.

Cuando en redes sociales se filtran imágenes íntimas de mujeres sin su consentimiento (“packs”) casi siempre son ellas las señaladas, como en el caso de Karla Martínez, una usuaria de Twitter que compartió una dolorosa historia sobre cómo pasó de confiar en una persona a ver su reputación, privacidad y seguridad afectada.

Karla Martínez narró en dicha red sociales cómo uno de sus vecinos le robó imágenes íntimas que posteriormente hizo pasar como “pack” entre sus conocidos y difundió las fotografías sin la aprobación de la joven.

“El día 1 de Abril mi vecino (que llevo ya 6 años de conocer) me pidió mi correo electrónico para cosas “escolares”, me dijo que su correo no abría y tenía que descargar unos documentos”, contó.

impresion de pantalla de una conversación
https://twitter.com/KarlaMa59816288

 

Confiada de su amistad de varios años con el sujeto, accedió a prestarle su cuenta de correo. El hombre al que le permitió el acceso procedió a descargar sus fotografías y las difundió entre sus conocidos.

Fachadas bien planeadas, delincuentes seguros

Karla contó que el vecino a quien le prestó su correo no solo tenía en su posesión fotos de ella, también de otras mujeres, exnovias del chico e incluso fotos de mujeres de su familia.

“Él es estudiante de arquitectura y se supone que es fotógrafo Díganme, alguien que es profesional, ¿hace eso? Aún no termino de tratar de comprender cuál es el punto de compartir estas fotos. Como saben yo hago ejercicio y solo tomándome fotos así, veo mis cambios”, relató.

Contrario a lo que se cree, muchas veces son conocidos, familiares, parejas o exnovios quienes filtran el contenido de otras mujeres por el simple hecho de vulnerar su privacidad y exponerlas al escrutinio.

Son personas de confianza quienes obtienen las imágenes de estas mujeres y posteriormente las suben a internet; en pocas ocasiones se trata de ataques intrusivos como le ha ocurrido a las celebridades.

Una confesión que puede ser sancionada con el peso de la ley

Ante lo ocurrido, la joven decidió encarar a su agresor.

Se trata del arquitecto José Luis S., quien difundió imágenes íntimas de la joven sin su consentimiento.

Vía Whatsapp, la chica dijo saber lo que él había hecho con las imágenes, por lo que estaba a punto de proceder de forma legal. Él, por su parte, respondió de forma cobarde.

“Admito que cometí un gravísimo error hacia tu persona, confianza y a tu moral, fue un momento de estupidez y pen…jez (…) Sinceramente no me gustaría vernos involucrados en algo relacionado a esta índole de manera legal, creo y pienso que de alguna manera podemos llegar a una solución hablándolo”, escribió Sánchez a su víctima.

Acciones que deben ser sancionadas

De acuerdo con Gabriela Galindo, psicóloga del Instituto Municipal de la Mujeres en Xalapa explica que la filtración de imágenes o videos privados debe ir acompañada de una atención psicológica para superar el trauma.

En el caso de las menores de edad, la red de apoyo que pueden darles sus amigos es mucho menos sólida y eso puede ocasionar que peligre más. En esos casos los reclamos no sirven de nada porque es algo que ya hizo (el compartir sus fotos) y que no necesita ser juzgada por eso ya que el delito fue cometido contra ella y no por ella”, explicó la experta a el diario El Sol de México.

Incluso, cuando el compartir este tipo de materiales puede ser una decisión personal consciente tomada por la mujer, generalmente son ellas las señaladas cuando este contenido se filtra.

Nunca se voltea a ver al agresor, a aquel que transgredió la confianza y que vulneró la privacidad de la mujer de quien difundió su pack.

“Hay varias categorías de violencia digital, y los jóvenes suelen ser más vulnerables, pues les es fácil pedir los famosos ‘packs’, y compartir no está mal, cada quien decide lo que comparte, lo que si está mal y lo que sanciona la ley, es que se difunda sin el consentimiento de la otra persona porque lo daña (…) hemos visto en otras partes del país de niñas que se han suicidado, porque la violencia sexual y digital se concentra más en el género femenino”, expresó Víctor Zanella, diputado del Congreso del Estado de Guanajuato a El Sol de León.

La ley sí acompaña a Karla

La joven cuenta con una herramienta que todas las mujeres deberían conocer y se trata de la recientemente aprobada Ley Olimpia, la cual consiste en un conjunto de reformar mediante las que se reconoce la violencia digital (pornovenganza, ciberporno y acoso sexual) como un tipo de delito y violencia en contra de los afectados.

Aquellos infractores que difundan en internet contenido íntimo de otra persona sin su consentimiento podrán recibir desde multa económicas hasta penas de cárcel.

Tan solo en 2015, alrededor de nueve millones de mexicanas de entre 12 y 29 años fueron víctimas de ciberacoso, de acuerdo con el INEGI. Al primero de abril de 2020 esta ley está aprobada en 17 estados del país.

Crear empatía

Las mujeres son libres de disfrutar su sexualidad como desees y con quien lo deseen; es por esa razón que no se les debe juzgar a ellas o señalar como responsables cuando se filtran imágenes.

De acuerdo con los registros de la Ley Olimpia, las denuncias de esta índole han ayudado a evitar suicidios o incluso el desarrollo de problemas psicológicos en las mujeres afectadas.

La libertad de las mujeres también está en su elección sobre cómo llevar a cabo su sexualidad y vida sexual.

 

También podría interesarte:

Telefórmula en vivo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close