MundoNoticias

La historia de Gabriel Fernandez, el niño de 8 años que fue torturado hasta la muerte

Se trata de un menor de siete años, quien falleció a manos de su madre y tutores, su situación incluso se convirtió en un documental de Netflix.

La violencia en contra de los menores es una situación que se vive de forma diaria a nivel mundial, como ocurrió con el caso de Gabriel Fernandez.

Se trata de un menor de siete años, quien falleció a manos de su madre y tutores, su situación incluso se convirtió en un documental de Netflix.

‘The trials of Gabriel Fernandez’ es el nombre del material que relata las vivencias del pequeño que encendió las alarmas cuando le preguntó a su profesora si “era normal que las madres golpearan a sus hijos”.

Pearl Fernandez, madre del menor, e Isauro Aguirre fueron los responsables de que el pequeño falleciera; así comenzaran los juicios en el tribunal donde abrieron una carpeta por abuso infantil y falsificación de archivos.

Desde su nacimiento, el pequeño Gabriel fue abandonado por su madre en el hospital; sus abuelos fueron quienes lo rescataron de la situación de orfandad en la que lo dejó su madre.

Durante varios años, el pequeño vivió con sus tíos y abuelos; llevó una vida completamente normal y llena de amor.

Hasta que en 2012 su madre Pearl se lo llevó a vivir con ella y su pareja con tal de solicitar prestaciones del estado; ese fue el momento cuando ‘Gabrielito’  vio cambiar su suerte de forma radical.

La maestra Stefanie Rodríguez fue quien denunció ante las autoridades la situación en la que parecía que el menor vivía con sus padres.

Entre golpes, costras en el cuero cabelludo, labios hinchados, moretones, lesiones en todo el cuerpo; las autoridades no respondieron de manera adecuada ante la situación de Gabriel Fernandez.

El 22 de mayo de 2013 el padrasto de ‘Gabrielito’ llamó a emergencias para solicitar apoyo médico; puesto que el menor no respiraba.

Pearl e Isauro fueron llevados a juicio acusados de homicidio y tortura; en la autopsia del menor encontraron que el chico tenía contusiones en la cabeza, piel quemada, manos hinchadas, costillas rotas e incluso heces de gato y arena en el intestino.

El padrastro del menor fue sentenciado a muerte y espera la pena en San Quintín, California; mientras que Pearl fue sentenciada a cadena perpetua.

Cabe mencionar que hay un caso delicado sobre esta situación, pues muchos señalaron a las trabajadoras sociales Stefanie Rodriguez y Patricia Clement y los supervisores Gregory Merritt y Kevin Bom como encubridores.

Destacaron que fueron parte importante en que no se hiciera la detención adecuada de los responsables, misma que podría haberle salvado la vida al menor.

Fueron acusados de abuso infantil y falsificación de archivos públicos en 2017.

También te podría interesar:

“Las mujeres feas critican a las bonitas por envidia”: Niurka defiende a Irina Baeva

Con información de BBC y El Universo

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button