MéxicoNoticias

Jessica fue asesinada “frente” a sus padres; vigilaron 4 días al homicida y escapó mientras los saludaba

Los padres de Jessica la vieron dentro de la casa de Óscar; sin embargo, la Fiscalía no ordenó catear el domicilio

“No me gusta como me mira, me persigue, me da miedo”, contó, en una ocasión, Jessica Guadalupe Jaramillo a sus familiares, refiriéndose a Óscar García Guzmán, quien tiempo después la privaría de su libertad y asesinaría.

Óscar era compañero de Jessica en la Universidad Tecnológica de Toluca, de la que huyó por el acoso que sufría por parte del joven de 28 años.

“Una de las veces que fuimos a recogerla a la universidad vimos a un joven detrás de ella. Cuando nos vio se escondió detrás de un poste. Era muy raro”, revelaron los Jaramillo, quienes en ese momento decidieron cambiar de universidad a su hija por su seguridad.

El día de la desaparición de Jessica, 24 de octubre, su padre, quien la llevaba y recogía todos los días de la escuela, recibió un mensaje poco antes de las 21:00 horas.

“No se preocupe, me voy a casa de Óscar a una fiesta”, rezaba el texto, mismo que no convenció al papá de la joven, por lo que intentó llamarla para corroborar que todo estaba bien, pero la llamada nunca entró.

Alarmados, los Jaramillo averiguaron la dirección de García Guzmán. Al día siguiente denunciaron la desaparición de Jessica; todo apuntaba que había sido secuestrada por Óscar, pues era el tipo que la acosaba, la ubicación del celular del joven apuntaba a la casa de él.

Sin embargo, la Fiscalía del Estado de México, reveló la familia de la joven al medio El País, les manifestó que no podían hacer nada hasta 24 horas después de la desaparición de Jessica.

Tras insistir, consiguieron que policías de investigación y municipales acudieron a la casa de García Guzmán, pero al no obtener respuesta se fueron, dejando a la familia Jaramillo sola; esa fue la primera noche que pasaron frente a la casa del asesino de su hija.

A la mañana siguiente, el joven salió y amenazó a la familia de su víctima.

“Déjenos entrar. Sabemos que Jessica está ahí”, le exigieron. “Váyanse. Si entran les baleo. Aquí no hay nadie. No conozco a ninguna Jessica”, respondió.

La tarde del 26 de octubre, los Jaramillo, que cada vez perdían más la esperanza de encontrar a su hija con vida, vieron a la joven por la ventana, “estaba ida”.

Fue cuando volvieron a la Fiscalía, tenía la prueba de que Jessica estaba con Óscar; a pesar de eso, las autoridades les dijeron: “Sin la orden de cateo no podemos hacer nada. No podemos violar la ley”.

El domingo 27, el joven volvió a salir, ahora con un perro pitbull, y amenazó de nuevo a la familia de Jessica.

Al día siguiente, salió de su casa muy arreglado, vistiendo camisa, pantalones chicos y zapatos de vestir, algo inusual según sus vecinos. García Guzmán se dirigía a la Fiscalía a admitir que sí conocía a Jessica pero que después de estar en su casa la acompañó a que cogiera un taxi y no volvió a saber de ella.

Ese mismo día, 28 de octubre, volvió a su casa, se cambió de ropa y salió de nuevo, con una mochila, gorra y saludó a los familiares de Jessica Guadalupe; huía frente a ellos.

Finalmente, la madrugada del martes 29 de octubre, la orden de cateo se aprobó, pero era demasiado tarde, Jessica había muerto.

Cuando las autoridades entraron a la casa de Óscar, no sólo encontraron el cuerpo de Jessica en el baño, con marcas de violencia en el cuello, sino el de dos mujeres más hasta ahora sin identificar y que estaban enterradas en el patio trasero.

Efectivamente, el joven de 28 años tenía privada de su libertad a Jessica y la había asesinado. Ahora la Fiscalía del Estado de México ofrece 300 mil pesos como recompensa a quien ofrezca información sobre su paradero.

TAMBIÉN TE INTERESA: Captan impactante momento en que trailer vuelca en la México-Toluca y deja un muerto (VIDEO)

Telefórmula en vivo

Etiquetas
Back to top button
Close