La aterradora historia de la monja que se aparece en la catedral de Durango

La leyenda cuenta que todas las noches, en una torre de la Catedral de Durango se aparece una misteriosa monja

La leyenda cuenta que todas las noches, en una torre de la Catedral de Durango se aparece una misteriosa monja.

Si prestas atención, podrás ver hasta su hábito de color blanco y su delgada y siniestra silueta que ligeramente se inclina hacia abajo. 

La leyenda de Beatriz

La leyenda de la monja se ha convertido en una de las más famosas de Durango. Según contaba Manuel Lozoya Cigarroa, un cronista famoso de la ciudad, el nombre de la monja era Beatriz.

Se dice que Beatriz vivió en el siglo XIX, durante la época de la segunda intervención francesa en nuestro país.

Poco tiempo después de que cerrara el convento donde vivía, sus padres murieron y vivió sola por algún tiempo.

De pronto, una noche un soldado francés herido tocó a su puerta  y pidió su ayuda y refugio… Lo que nunca imaginaron es que se iban a enamorar.

Cuando el militar tuvo que partir fue asesinado y Beatriz nunca supo qué fue de él por lo que se quedó esperándolo toda la vida a que volviera. Solía subir todas las noches a la torre más alta de la Catedral para estar atenta por si su enamorado volvía. 

Pero nunca regresó…

Hasta que una mañana el cuerpo de Beatriz fue hallado a los pies del templo, pues aparentemente cayó desde la torre. No se supo nunca si fue un suicidio o accidente.

Pero desde entonces la silueta de la monja se distingue en las alturas del templo, especialmente en las noches de luna llena. 

¿Dónde aparece la monja?

La aparición de Beatriz ocurre en la Catedral Basílica Menor de la Purísima Concepción, ubicada en el centro histórico de la ciudad de Durango. 

 

Con información de El Universal.

También te puede interesar: Monja se queda sin frenos y atropella a peregrinos; una mujer muere

Salir de la versión móvil