score
MundoNoticias

En Jerusalén descubren “calle perdida” en donde Jesús habría curado a un ciego

Arqueólogos trabajaron durante seis años en esta zona de Jerusalén; la calle pudo ser utilizada por peregrinos, consideran.

Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv descubrió una calle que ordenó construir Poncio Pilatos en Jerusalén y que usaban peregrinos en su camino al Monte del Templo, hoy Explanada de las Mezquitas.

El descubrimiento, llevado a cabo tras seis años de excavaciones arqueológicas, consiste en un tramo de 220 metros de largo, de calle que unía el monte, lugar más sagrado para el judaísmo, con las piscinas de Siloé en cuyas aguas, según el evangelio de San Juan, Jesús curó a un ciego.

Durante las excavaciones, los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) hallaron más de cien monedas enterradas bajo los adoquines y las ubicaron temporalmente en las primeras décadas del siglo I, informó esta institución en un comunicado.

De esto se deduce que la calle fue construida cuando Poncio Pilatos era prefecto de la entonces provincia romana de Judea.

Algunas monedas tienen inscrito el año en que fueron acuñadas, lo que significa que si una moneda con fecha del año 30 d.C. es encontrada bajo la calle, esta tiene que haber sido construida en el mismo año o después”, explica el Doctor Donald T. Ariel, arqueólogo y especialista en monedas de la AAI.

Sin embargo, Ariel agrega que por entonces las monedas acuñadas diez años después de esa fecha eran las más comunes en Jerusalén y, el no haberse hallado ninguna bajo los adoquines, significa que la calle fue construida durante esos años.

Peregrinos pudieron usar esta calle

Los investigadores estiman que para su construcción se utilizaron unas 10 mil piedras calizas y que, por su ancho y sus decoraciones, lejos de ser un simple corredor, era una calle importante.

El andador estaba ubicado en el actual Parque Nacional Ciudad de David, en la parte Este de la ciudad, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967 y conectaba, según los expertos, dos de los sitios religiosos más importantes de Jerusalén: el gran templo y las piscinas de Siloé.

De esto, los arqueólogos deducen que fue principalmente utilizada por peregrinos en su camino a rezar al Monte del Templo, aunque también teorizan que puede haber sido construida para engrandecer la figura de Poncio Pilatos.

Los investigadores hallaron los adoquines bajo capas de escombros, que pueden ser del año 70 d.C. y contenían puntas de flecha, árboles quemados y restos de edificios de la época.

Con información de EFE.

 

Te puede interesar:

Ya son 15 los muertos por protestas en Chile; mineros se unen a marchas

Alemania entra en recesión; baja su PIB, asegura banco central

 



Artículos Relacionados

Back to top button