score
MéxicoNoticias

Muerte de empleado de La Feria sale a la luz tras accidente de hace unos días

Abogado de los familiares de la víctima denunció irregularidades por parte de los directivos del parque de diversiones

En diciembre pasado, murió un joven empleado de la Feria de Chapultepec, al evitar que una niña resultara lesionada tras registrarse un accidente en uno de los juegos y los directivos del parque de diversiones, así como su abogado impidieron la intervención del Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, a través de una serie de omisiones.

Jairo Emmanuel Ocampo, representante legal de la familia de la víctima, informó a El Universal que el joven operador Jesús Ruiz, de tan sólo 17 años, murió el 29 de diciembre, pero la carpeta de investigación se abrió tres meses después.

Por no iniciar la investigación el mismo día de los hechos, Ocampo denunció en febrero a los directivos de La Feria de Chapultepec, y a su abogado, así como al médico legista y a un ministerio público de la PGJ.

En marzo, cuando por fin se abrió la capeta de investigación con folio CI-FMH/MH-4/UI-1 C/D/0945/03- 2019, autoridades de la alcaldía Miguel Hidalgo señalaron que desconocían el caso.

De acuerdo con El Universal, los directivos narraron al litigante que uno de los carros del juego “La licuadora” golpeó el cuerpo de Jesús, presionándolo con otra estructura.

A Jesús lo sacaron por la parte trasera del lugar, para no detener las actividades del parque. Lo llevaron al Hospital Mocel, donde perdió la vida.

Un médico legista, que no es de la PGJ, confirmó la muerte del menor en el hospital, y pidió a un agente del ministerio público que emitiera un oficio para entregar el cuerpo a los familiares de la víctima sin la necropsia de ley.

Alrededor de las 16:00 horas, los padres del joven recibieron la fatal noticia a través de una llamada del celular de su hijo.

La empresa Desarrollo Humano Chapultepec, S.A. de C.V. corrió con los gastos funerarios de Jesús, por lo que fue enterrado en el panteón Lomas Renacimiento, pero si los padres decidían sepultarlo en otro lado, ellos debían hacerse cargo de los gastos.

Cuando los familiares de Jesús fueron al parque de diversiones a recoger las cosas de la víctima, se encontraron con la sorpresa de que el teléfono celular había sido reiniciado.

Los padres de Jesús sólo recibieron de finiquito cerca de mil pesos, que aumentó a 11 mil 927, con la condición de firmar la renuncia de la víctima y con la fecha del día en que ocurrieron los hechos.



Artículos Relacionados

Back to top button