score
MéxicoNoticias

¡Era vendedor de tenis! Hombre decapitado en Coatzacoalcos no era dueño del bar Caballo Blanco: familia

Familiares señalaron que Agustín Javier Ronson González fue víctima de desaparición forzada

Agustín Javier Ronson González salió a la tienda el pasado 24 de agosto, y no regresó a casa donde su madre y su hermana lo esperaban; horas después apareció en un video donde sicarios lo decapitan.

“Javier” o “Javi”, quien vivía con ambas mujeres en una casa ubicada en la colonia Trópico de la Rivera, salió a la tienda después de las 11 de la noche del sábado pasado, pero policías de la Fuerza Civil de Veracruz ‘lo levantaron’.

Vecinos informaron que los uniformados se lo llevaron a bordo de la patrulla marcada con el número 3225, después no supieron de su paradero.

Debido a que Javier era muy querido por sus vecinos, todos ayudaron a su familia a buscarlo, mientras que su hermana Mónica denunció ante la Fiscalía y la PGR la desaparición forzada de su hermano, pero no obtuvo respuesta alguna.

Después de varias visitas a la Fiscalía, le informaron que Javier había sido trasladado al Cereso, pero nunca lo vieron.

El 27 de agosto, la madre de Javier vio el terrible video en el que dos hombres son decapitados, uno de ellos era su hijo, por lo que de inmediato pidió ayuda a las autoridades para localizar el cuerpo de su hijo, pero hasta la fecha no ha sido localizado.

Después del ataque al bar Caballo Blanco, en Coatzacoalcos, Veracruz, Mónica y su madre Verónica se enteraron de que Javier habia sido identificado como el dueño del centro nocturno.

En entrevista para el portal Letra Roja, Moni y Verónica afirmaron que su familiar no es dueño del lugar, pues él se dedicaba a la venta de tenis en un local y a través de páginas de Facebook.

Verónica señaló que el establecimiento de su hijo se encuentra a lado de donde se encontraba su estética que se vio obligada a quitar hace un tiempo, debido a que Los Zetas le cobraban ‘derecho de piso’.

“Era un buen muchacho, me duele el alma de tanta mierda y mugre, si preguntan a los vecinos les dirán que mi hijo era bueno, todos lo quería, es mentira todo lo que dicen, pero arriba hay una justicia divina”, afirmó Verónica al referido portal.

Reiteró que su hijo no tiene ningún vínculo con el bar Caballo Blanco, pues señaló que “es cosa del gobierno y las autoridades, que sólo quieren encontrar y fabricar un culpable en lugar de hacer su trabajo.”

Informó que su hijo fue secuestrado hace cinco años al salir del bar Caballo Blanco, cuando acudió con sus amigos a festejar su cumpleaños, por lo que señaló que esa es la única relación que mantiene Javier con el centro nocturno.

Respecto al otro joven, quien se identificó como Josimar Ríos López, Verónica informó que lo desconoce, sólo sabe que andaba en malos pasos y su familia lo sabía.

Contó que al buscar a los familiares de la otra víctima para ir denunciar el homicidio, su hermana le respondió que “él se lo había buscado”.

“Si yo supiera que mi hijo andaba en malos pasos, no pelearía su cuerpo, no lo buscaría, pero sé que mi hijo era un buen muchacho y es mentira todo lo que dicen. Hasta el día de hoy nadie se ha parado frente a mí y me ha dicho que mi hijo es dueño de ese bar, porque no es cierto, todo es una mentira”.

Te puede interesar:

Bailarinas, meseros, DJ y dos extranjeros, entre las víctimas del bar Caballo Blanco

Xóchitl trabajaba en el bar Caballo Blanco para mantener a sus dos hijos; ayer murió calcinada



Artículos Relacionados

Back to top button