MéxicoNoticias

¡En nombre del amor! Así se vivió la Marcha del Orgullo LGBT+ (GELERÍA DE FOTOS)

Familias enteras acudieron a apoyar la libertad sexual y los derechos de la comunidad LGBT+

Más que una fiesta, la 41 Marcha del Orgullo LGBT+ que se realizó este día en la Ciudad de México (CDMX)  fue un encuentro entre iguales; amigos, compañeros, conocidos, hermanos, familias, todos con una bandera en común; “el amor”, en tiempo de violencia. 

Por cursi que parezca esta palabra, los asistentes coincidieron en algo: “la comunidad está muy lastimada y necesitada del amor de su prójimo”, sobre todo ahora con tanta violencia de por medio.

Esta tarde, los asistentes a la marcha caminaron como si nadaran entre peces, como si saltaran sobre colchones pero sin caer en blandito, tomaron la calle para ser seguir siendo ellos.

 

 

Sonrieron, no de dientes para afuera pero sí de oreja a oreja aunque sea sólo por hoy que los complejos se quedaron guardados en el clóset; asustados, inseguros, como si no fuera más que suficiente.

Salieron desde lo más profundo de los miedos la madrastra malvada de Blanca Nieves, la quinceañera frustrada, la novia de pueblo, los ángeles de alas negras y a veces blancas, los demonios, las tetas al aire y por qué no, ya que entre tantos ni se nota, un escuálido o exagerado cuerpo sin complejos.

 

 

Pero sólo por hoy, porque después esos mirones a los que el morbo les hace babear y sacar fotografías desde sus celulares, serán los intolerantes del mañana.

 

 

“Ya somos un chingo y cada día seremos más más”, gritaban en una marcha simbólica por el número y lo que representa;  la represión a la libertad sexual como cuando Porfirio Díaz era presidente.

 

 

¿Algo ha cambiado?

Cuerpos de diversas dimensiones, contornos, nacionalidades, atributos, edades, ropa y consignas, caminaron sobre el multifacético Paseo de la Reforma.

Lo mismo sobre tráileres patrocinados por los antros “con el mejor ambiente gay”, que sobre el solemne pero no menos alegre carro alegórico que recordó las demandas, aunque hay que reconocer, muchos ni siquiera saben “qué es eso”.

 

 

Rolas en inglés y en español, interpretadas por famosos y no tanto, amenizaron el recorrido de miles y miles de caras y cuerpos a la intemperie, bellos y fieros; ayudados o perjudicados por el maquillaje exacerbado y descompuesto por el sudor.

Los reencuentros, las peleas, los besos, los abrazos, las caricias, los prejuicios, el baile, los gritos, el dolor, los rompimientos, las partidas, los condones al aire; de todo un poco para demostrar o demostrarse a sí mismos que el cielo no tiene complejos y abraza a todos aunque en la realidad eso sea una idea cursi.

 

 

Mitin en el que activistas se desgarraron la garganta para recordar las consignas de este año, que parecen ser las mismas de siempre, de ahí ese abrazo colectivo y el reconocimiento entre los que acudieron a encontrarse con el amor tan necesario.

 

 

 

Recursos para los tratamientos de VIH, matrimonio igualitario en todo el país, adopción, reconocimiento de los derechos, no más homicidios, no más, no más, no más…

Porque de eso se trata la Marcha del Orgullo LGBT+, de ese grito que se hace uno cada año: “no somos putos, somos un putero” y el y tradicional: “No que no, sí que sí ya volvimos a salir” o el también clásico y sin albur “los mirones son de palo”.

Este año, las iglesias incluyentes salieron también, admiten su diversidad y advierten “que Dios no hace diferencias”; la fe, salió también a la calle como una “colorida esperanza” ante lo que viene.

 

 

Fotografías de Farrah de la Cruz, Leslie Barragán y Notimex 

 

TE PUEDE INTERESAR: Embajadores extranjeros se pintan de colores para asistir a la marcha LGBT+

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button