Noticias

Así se vive en Garibaldi a 72 horas de la balacera (VIDEO)

La ola creciente de violencia que se ha registrado en las últimas semanas en lugares emblemáticos de la Ciudad de México, se debe a venganzas y ajustes de cuentas entre los cárteles nacidos en la misma capital, y aunque las investigaciones y vigilancias se refuercen, la problemática que se ha desbordado aún cuando el gobierno capitalino lo niegue continuará existiendo, afirmó el periodista Humberto Padgett durante el noticiero de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

Al narrar el recorrido que realizó por la zona de Garibaldi donde el pasado viernes 14 de septiembre se registró una balacera que cobró la vida de seis personas, el periodista dijo que los vecinos reconocen que han aumentado las confrontaciones entre las bandas delincuenciales rivales “Unión de Tepito” y la “Anti Unión Tepito”, quienes se disputan la plaza de venta de droga en esa zona.

“Me dí una vuelta por Garibaldi; afuera de la cervecería Los chuchos siguen algunos elementos de evidencia y la zona está cercada. Debajo de la estatua de Javier Solis te encuentras la capa caída en que cubre los restos de la escena criminal; el botín derecho de un charro; un molcajete volteado con salsa roja; un bote con rastros de frijoles, cinco veladoras donde murieron tres personas. Basura, un policía que medio te deje que te asomes, pero en la plaza la gente normal para un lunes lluvioso, clientes y mariachis que siguen bebiendo como si nada hubiera ocurrido, e incluso siguen llegando recorridos de turistas”, detalló durante su participación en el programa.

A decir de Padgett, los vecinos de Garibaldi no se atreven a decir mucho sobre el ataque, pero refieren que las personas que fueron ultimadas en el lugar “era gente que había llegado recientemente y en verdad no parecían que ocasionara problemas”, incluida la mujer de nombre Araceli, quien quedó viuda este mismo año cuando a su pareja, a quien vinculan con una banda delictiva, lo ejecutó el cártel rival.

“Aquí, la verdad es que se ha puesto cabrón”, es lo único que de forma reiterada señalan los vecinos, según Padgett quien afirma que tras la agresión temporalmente habrá más vigilancia en esa área pero al cabo de un tiempo el tema “se enfriará” y persistirá la violencia, e incluso puede ser mayor porque “ninguna organización criminal que persista tiende a ir a la baja en la violencia, pues o se extinguen o se pulverizan, o se agrava su capacidad de fuego”.

“Esto tiene que ver con la venganzas de unos asesinatos ocurridos durante el año, están en una dinámica de vendetas, y tiende a intensificarse la violencia en el proceso de confrontación. Empezó con el caso del Bar Heaven en mayo de 2013, a 3 meses de iniciada la administración de Miguel Ángel Mancera que negó la existencia de este problema porque no se llaman “Zetas”, “Golfos” o “Familia michoacana”, que aunque sí estuvieron la propia Ciudad de México produjo sus cárteles con la capacidad de establecer esta violencia en lugares emblemáticos turísticos como este que está a 20 minutos caminando a la Suprema Corte, el gobierno y la iglesia. La administración que termina fue atravesada por lo que se negó y la pregunta es ¿por qué se negó?, finalizó.

Video Youtube Grupo Fórmula
Publicado el 18 sep. 2018

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button