score
Noticias

De 64 mmdp observados a estados y municipios, 50% son subejercicio: ASF. Con Denise Maerker

Aunque las posibles irregularidades o posibles daños al erario ascienden a 165 mil millones de pesos, la cifra es un estimado. “Una cosa que sí es perfectamente soportada es lo correspondiente a estados y municipios, esto es 66 mil millones de pesos”, indico el auditor Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal.

Del estimado en el Informe General a la Cuenta Pública 2015, comparado con el 2014, indicó que la cantidad es similar pero “en el caso de los estados y municipios fue mayor. Afortunadamente hubo un modificación en algunos de los fondos particularmente el fondo de educación.”

Entrevistado en el noticiero ‘Atando Cabos’, Juan Manuel Portal admitió que la modificación en el fondo de educación, que ahora se maneja centralizadamente, esto permitió un ahorro de 10 mil millones de pesos.

Otros avances que se observarán es el caso de la nueva Ley de Disciplina Financiera exige que cuando los recursos no sean utilizados en el ejercicio para el que fueron autorizados, y al 31 de diciembre de ese ejercicio, si no están devengados o comprometidos, deberán devolverse a la Federación.

Durante 2015, de los 64 mil millones de pesos observados de la Cuenta Pública para estados y municipios, “hay una parte importante que corresponde a subejercicio, es decir que no se utilizaron en ese año los recursos que estaban aprobados. Estamos hablando de una cantidad muy grande. Son aproximadamente el 50 por ciento de eso.”

A nivel federal, las secretarias de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu); Desarrollo Social (Sedesol); Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), de Cultura y Comunicaciones y Transportes (SCT), son las que presentan más irregularidades por solventar. La última es una de las más auditadas.

Explicó que dicha irregularidades ocurren por el mal uso de recursos con base en el artículo primero de la Ley de Adquisiciones que permite, sin licitación pública, hacer compras entre entidades federales o gubernamentales. “Estas secretarías han abusado de esto. Contratando a universidades y otras instituciones para que les provea de servicios o bienes en donde, obviamente no es la de las universidades hacer esto. Las universidades que requieren recursos con gusto aceptan esto, quedarse con un porcentaje del monto que los contratan.”

Indicó que en ocasiones, se contrata a las universidades y se les dice a quién contratar, entonces el servicio puede no cumplirse y nadie sabe dónde queda el recurso.

hbc



Artículos Relacionados

Back to top button