AudioNoticias

Populismo con AMLO, salida ante falta de resultados con PAN y PRI: Zovatto. Con López Dóriga

A la mitad del gobierno del mandatario de México, Enrique Peña Nieto, esta administración tuvo un buen inicio marcado por el Pacto por México y reformas estructurales que demostraban el control de la presidencia para producir resultados y cambios concretos.

Sin embargo, hubo factores controlables por el titular del ejecutivo que fueron eclipsando ese buen inicio del sexenio, como lo fueron los casos de Tlatlaya y los normalistas de Ayotzinapa, así como la fuga del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

En el espacio de López Dóriga, el politólogo y jurista Daniel Zovatto detalló dos aspectos para analizar a México, uno como país con los indicadores de cultura política, sobre todo porque se viene una elección presidencial en 2018; y por el otro lado una evaluación de los primeros tres años del gobierno del presidente Peña Nieto.

Sobre el balance del presidente, los primeros tres años fueron el mejor momento de Enrique Peña Nieto.

“Creo que con el Pacto por México, y a su vez con el paquete de reformas estructurales él logró con audacia, con liderazgo, con ejecutividad, con resultados concretos demostrar de que estaba en control de la presidencia, y que esta era una presidencia que venía a producir resultados y cambios concretos”.

Lamentable, consideró Daniel Zovatto, en la medida que fueron pasando los meses, ese resultado importante se fue eclipsando por una serie de factores, unos que el presidente no controla “como la caída brutal del precio del petróleo”; y otros que sí están dentro de su responsabilidad, “que fueron eclipsando ese estupendo inicio, entre ellos lo que fueron los casos de Ayotzinapa y Tlatlaya.

“Lo que ha sido unas reformas que si los comparamos en términos de crecimiento promedio en América Latina, 2.2, 2.3, 2.5, es un buen rendimiento pero que es insuficiente para las expectativas y para lo que México necesita. La fuga del Chapo, y todos los conflictos, todos los escándalos que hubo en términos de conflicto de interés, creo que le fueron haciendo perder imagen”.

Pero lo importante es ver cómo llega el presidente de México en los próximos tres años, “y en realidad yo creo que no tiene tres años, tiene básicamente dos años porque el primer semestre de 2018 va a estar fundamentalmente en una situación de elección”.

En cuanto a México como país, los datos en materia de cultura política son muy preocupantes.

De acuerdo con el politólogo, si se toma como referencia el Latinobarómetro, en apoyo a la democracia México ocupa la posición número 13 de 18 países; en este punto el promedio regional en América Latina es del 56 por ciento, México tiene apenas el 48 por ciento, ocho puntos por debajo de la media.

“Apoyo a la democracia es la pregunta que se le hace a la gente donde se le pregunta si la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, menos de la mitad de México responde que sí, lo cual es muy preocupante”.

En satisfacción con la democracia, México ocupa el último lugar; tan sólo 19 por ciento de los mexicanos responden que están satisfechos con el funcionamiento de la democracia. El promedio regional es del 37 por ciento.

Para la pregunta de si se gobierna para el bien de todo el pueblo, tan sólo el 21 por ciento de los mexicanos dicen que sí, ocho puntos por debajo de la media latinoamericana; en la justa distribución de la riqueza, tan sólo el 17 por ciento contestó afirmativamente, frente al 22 por ciento promedio regional latinoamericano.

Y cuando se le pregunta si las elecciones son limpias, con un promedio regional de 47 por ciento, en México solamente el 26 por ciento responde sí.

“Si a esto le agregamos un elevado nivel de pobreza, una de las tasas de desigualdad más altas dentro de los países de la OCDE, podemos ver que hay elementos fuertemente latentes en la sociedad mexicana proclives a una agenda populista, y eso me parece que es un tema por el cual creo que es fundamental lo que el gobierno de Peña Nieto debe hacer en los próximos dos años y medio que le quedan de gobierno”, abundó Daniel Zovatto.

Por ello, de ponerse estos elementos en la mesa, además los valores de cultura política, existe el riesgo de que se vaya a una solución populista, en donde el nombre referente es Andrés Manuel López Obrador.

“Hemos tenido 12 años de gobiernos del PAN, seis años del PRI de regreso, no están dando solución, la economía no está creciendo como se nos prometió, la pobreza no se está reduciendo como se nos dijo, la desigualdad sigue ahí, y por lo tanto la tentación de buscar una salida populista está latente. En este momento claramente ese es el nombre (Andrés Manuel López Obrador)”.

Sobre el caso de Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, Daniel Zovatto consideró que esa es una apuesta muy peligrosa, porque las candidaturas independientes tienen como ventaja poder oxigenar un sistema político que estaba capturado por la partidocracia.

“Pero cuidado también con experimentos de individuos que lleguen al gobierno y que después desde el gobierno al no tener mayores compromisos ni tener un partido político detrás, comiencen a hacer experimentos”.

ohj

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button