Noticias

PRD, partido o franquicia. Artículo Joaquín López Dóriga / Milenio

Y es que nada o se ahoga.
Florestán

El surgimiento del Partido de la Revolución Democrática no puede entenderse sin la figura de Cuauhtémoc Cárdenas y su proeza, como candidato presidencial del Frente Democrático Nacional en las elecciones de 1988, las primeras donde se impugnó la victoria del PRI con Carlos Salinas como su abanderado.

Con el PRD y aquellos luchadores, nació la esperanza de una izquierda moderna, inteligente, combativa y competitiva, como había demostrado en aquel proceso, como lo confirmaría con la victoria del mismo Cárdenas en la primera elección para jefe de Gobierno del Distrito Federal, en 1997, posición que el partido mantiene hasta ahora, a pesar de que Miguel Mancera se postuló como candidato sin militancia, y como lo ratificaría en las presidenciales de 2006, cuando Andrés Manuel López Obrador quedó a .56 por ciento de Felipe Calderón, y con el segundo lugar de 2012, detrás de Enrique Peña Nieto.

Pero el partido se fue desmadejando en el camino.

Con los triunfos y presencia en gobiernos y congresos estatales, en alcaldías y, marcadamente, en la Cámara de Diputados y en el Senado, surgieron los conflictos y ese gen nato de la izquierda: la división.

Se fueron los más importantes. Fundadores como Cárdenas y personajes centrales, como López Obrador, quien desde 2000 se puso por encima del partido, y muchos más. Hoy ningún ex jefe de Gobierno ni sus dos candidatos presidenciales pertenece al partido y su actual presidente, Agustín Basave, ni siquiera era militante.

El tabasqueño provocó una escisión en el PRD, sobre todo en su bastión de la Ciudad de México. Morena no es una fuerza nacional, pero él sí, Morena es él, y está en su tercera campaña presidencial desde donde insiste en que la tercera es la vencida.

Mientras tanto, el PRD se achica y enfrenta divisiones internas donde no todos están de acuerdo con que Los Chuchos estén solo a la defensa de lo que quedó del partido y no en la reforma y refundación.

Reitero lo que he dicho siempre: No puedo entender a México sin una izquierda moderna y presente, fuerte, lo que en este momento no es el PRD, pero que en sus manos está volver a serlo. Solo en sus manos tiene el futuro abierto, o la franquicia testimonial, terminal.

RETALES

1. REFORMA. Como que en el Gobierno del Distrito Federal no le dieron el peso a la reforma política y dividieron la atención con el previo de la mariguana medicinal, disminuyendo espacio a las dos notas sobre todo a la reforma;

2. ADIÓS. Con el primer minuto de hoy acabó una era en la vida de millones de mexicanos: la televisión analógica, para iniciar otra, la digital, tras el apagón de las cero horas; y

3. ALTOS. Hiram Almeida, secretario de Seguridad Pública del GDF, me había dicho que el nuevo Reglamento de Tránsito prohibía pasar luces rojas de las 11 de la noche a las 5 de la mañana, pero sí lo permite. Es un tema de seguridad personal.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button