Noticias

“El estado la mató”: directora de GIRE, en caso Marìa Ligia. Con Manuel Feregrino

Regina Tamés, directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), informó que el organismo continúa con la campaña “María Ligia, Yucatán la Dejó Morir”, en referencia al caso de una mujer indígena maya de 41 años, que sufrió violaciones sus derechos humanos cuando tenía 21 semanas de embarazo.

En el espacio de Fórmula de fin de semana, Regina Tamés, detalló que “María Ligia muere en enero de 2014 y hasta la fecha es uno de los casos, como muchos otros, donde lamentablemente mujeres que están sanas, que están embarazadas, que están por iniciar un proyecto de vida y fallecen, básicamente porque el Estado no les otorga los servicios que necesitan para que sobrevivan y pierden la vida como consecuencia de este mal actuar del Estado, como en este caso en Yucarán”.

Apuntó que con esta campaña, “estamos invitando a que nos indignemos, porque estos son casos que no es culpa de la mujer… estas son ejecuciones, aquí el Estado la mató, y hasta la fecha, dos años después, no se ha hecho justicia y ni siquiera se sabe qué pasó”.

Señaló que el objetivo de la campaña es “intentar visibilizar que la muerte materna, que es esta muerte de mujeres embarazadas o durante y después del parto, es un problema que se conoce poco, pero que es muy común y que es violación a los Derechos Humanos.

Por otro lado, dijo, “pedir a las autoridades de Yucatán que se haga justicia, porque es muy común que estos casos queden en la impunidad, no hay mecanismos para las familias, que le sobreviven, como en este caso, su esposo, la mamá y los cinco hijos que quedaron huérfanos, no han podido tener acceso a la justicia, ni siquiera para saber en realidad lo que le pasó”.

Apuntó que lamentablemente la muerte materna es una situación aún frecuente, y “México tenía el compromiso de reducirlos hasta en un 65 por ciento en este año, y ya se dijo que no se va a cumplir, que no se pudo bajar sustantivamente la muerte materna. Lo que sí es cierto es que Yucatán es una de las entidades federativas que tiene el índice de muerte materna más alto”.

Lo preocupante es que se trata en su mayoría de “mujeres indígenas, que a veces no habla el español, que están en condiciones de pobreza y lejanas a os centros de salud donde quizá se les podría haber salvado la vida”.

En el caso específico de Marialigia, señaló: “Es una historia que tiene que ver con muchos factores, empezando por los anticonceptivos. Ella ya tenía cinco hijos, va al Centro de Salud a pedir anticonceptivos y se los niegan, de ahí se desata una serie de violaciones, porque también cuando ella empieza con el trabajo de parto, parece si hubiera habido servicios de interrupción de embarazo legal, porque su vida estaba en riesgo, también pudiera haberse salvado”.

La información completa de este caso y de cómo se puede participar en esta campaña, se puede analizar a través de la página www.gide.org.mx.

acm

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button