Noticias

Y usted creyó que callándose la tratarían con nobleza, maestra. Artículo Ciro Gómez Leyva / El Universal

Y pensar, maestra, que usted creyó que portándose bien, callándose la boca, manteniendo un “silencio institucional” y no “estirando la liga”, el gobierno del presidente Peña Nieto la trataría con nobleza. Y pensar que usted supuso que por cumplir 70 años, los juzgadores serían benevolentes y no sería víctima de la justicia de compadres.

¿Qué justicia es esta que, como si de una huella genética se tratara, promueve tal repetición de secuencias atroces? Que quede para el registro. Elba Esther Gordillo solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria para defenderse fuera de la cárcel, por el hecho simple de haber cumplido 70 años. Elba Esther Gordillo, quien lleva en encierro dos años y medio sin tener una sentencia en contra.
Que quede para el registro:

Primero: En la nocturnidad de un domingo, el 23 de agosto, el juez Alejandro Caballero Vértiz negó el beneficio, cobijándose en una grosera interpretación de una de las excepciones del artículo 55 del Código Penal: ¡la defensa de Elba Esther no presentó los peritajes que lo convencieran de que ella no se podía fugar una vez que estuviera en su domicilio! Sí, señor. Negó el beneficio porque no sabía si la mujer de 70 años podía fugarse.

Segundo: Ayer, el magistrado Luis Pérez de la Fuente modificó la resolución del juez Caballero Vértiz, sólo para determinar que tampoco procede el beneficio de la prisión domiciliaria ¡porque cuando detuvieron a la maestra Elba Esther, febrero de 2013, tenía 68 y no 70 años! Sí, señor. De ese tamaño es.

¿Quién se atreve a hablar de estado de Derecho después del fallo del magistrado Pérez de la Fuente? ¿Cómo desacreditar lo expresado ayer mismo por la defensa de la señora Gordillo de que no existe un solo precedente así en México, por lo que estamos ante un atropello colosal?

Que quede para el registro: la mujer de 70 años no está presa en su casa porque un juez no supo si se podía fugar de ahí y un magistrado ha aplicado la más aberrante tabla de edades de que se tenga memoria. Es un horror y es una vergüenza. Máxime si esa mujer de 70 años se llama Elba Esther Gordillo.

Vamos a contar la historia completa, maestra. ¿O pese a todo, como Tomás Moro, prefiere ponerse totalmente en manos de Dios con absoluta esperanza y confianza?

MENOS DE 140 ¿En serio la carta oculta del presidente Peña Nieto para hoy es ofrecer una fiscalía a los padres de los 43, que ya no la quieren?

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button
Close