score
Noticias

Aeromoza nos explicó posición para el impacto: pasajero. Con Loret de Mola

El doctor Franklin Libenson, pasajero del vuelo AM-003 de Aeroméxico que tuvo que aterrizar de emergencia en el aeropuerto de Shannon, Irlanda, mientras cubría la ruta Ciudad de México-París, dio a conocer algunos detalles de lo que se vivió durante poco más de 30 minutos en abordo del Boeing 787 Dreamliner en el que viajaba.

Entrevistado en el noticiero “Contraportada”, aseguró que se trata de una experiencia que no le desea a nadie, pues aproximadamente dos horas antes de aterrizar en la ciudad francesa se apagaron los monitores, las luces del avión y se notó que la aeronave comenzó a reducir su velocidad y altitud, para después reconocer el profesionalismo con que actuaron los miembros de la tripulación.

“Nos indicaron que había que hacer un aterrizaje de emergencia en Shannon, el aeropuerto más cercano del Atlántico para todos los vuelos que vienen del oeste y que teníamos que estar listos para evacuar el avión por el lado izquierdo, porque al parecer había fuego del lado derecho del avión. Entonces todo se va muy rápido, el piloto hizo un gran trabajo porque además de que no había nada de turbulencia, el aterrizaje fue perfecto y afortunadamente pues todo salió muy bien”, abundó.

Sin embargo, recordó que esta aeronave ya había presentado algunos problemas eléctricos y sobrecalentamiento, lo que motivó que la Federal Aviaton Administration (FAA) de Estados Unidos suspendiera sus vuelos y fabricación, hasta que Boeing resolviera los inconvenientes, lo que motivo la preocupación de él y el resto de los pasajeros.

Añadió que debido a que tardaron alrededor de 30 minutos en descender y aterrizar, llegaron a volar cerca del nivel del mar, por lo que no descartaron que la tripulación pudiera recurrir a un amerizaje.

Al ser cuestionado sobre cómo se les notificó la situación, el doctor Libenson relató:

“La primera noticia la da la sobrecargo en jefe y nos dice rápidamente y sin rodeos vamos a tener que hacer un aterrizaje de emergencia, prepárense, nos dan las indicaciones de cómo es la posición para el impacto, nos quitamos los zapatos, nos quitamos todo lo de joyería del cuerpo y nos dan unas indicaciones contundentes muy sencillas, porque además no servía el sistema audiovisual.

“Parece ser que estos aviones ya traen sus sistemas de información en caso de cualquier contingencia, pero como aquí no se solucionaba porque era un problema eléctrico lo que tenía el avión, la aeromoza tuvo que hacerlo desde sus guías que traen, entonces la aeromoza en jefe es la que nos dijo todas las indicaciones.

“Muy tranquilo todo el mundo, yo creo que en parte fue el profesionalismo; sí fueron muy profesionales la aeromoza, el capitán y pues se sentía la tensión, pero toda la gente muy tranquila. En los últimos momentos cuando el capitán dice, un minuto para tocar tierra, pues hay un silenció ahí desde ese minuto hasta que el avión prácticamente se detiene, muy estresante.”

Tras aclarar que no descendieron del avión descalzos y sin sus pertenencias, como se ha informado, externó su deseo de que las autoridades y la empresa Boeing continúen investigando las fallas en los sistemas de la aeronave, pues hasta donde sabe se detectó calor excesivo en el área del equipaje, lo que provocó que se activaran los extintores, impidiendo el vuelo inmediato.

cegs



Artículos Relacionados

Back to top button