score
Noticias

CJF debe acercarse más a sectores sociales, dice consejero

El reconocimiento del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y el Poder Judicial de la Federación (PJF) son el resultado de 20 años de trabajo permanente.

Durante las dos últimas décadas, el CJF ha ejercido a plenitud sus atribuciones y ha asumido el compromiso de garantizar el derecho constitucional a una impartición de justicia pronta e imparcial al alcance de los mexicanos.

A este respecto, el consejero del CJF, Felipe Borrego, señaló que el organismo está preparado para superar los retos que día a día enfrenta la judicatura federal con magistrados y jueces altamente preparados e independientes, “lo que le ha permitido consolidarse como una institución vital del Estado mexicano y pilar de la estabilidad social.”

“Tarea que hoy es objeto de escrutinio social por la adopción de mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, por los que la sociedad puede conocer el desempeño profesional de las y los juzgadores federales”, dijo el consejero.

Al participar en la conferencia “Estado de Derecho. Expectativas en México”, organizado por la American Chamber México, Borrego Estrada expuso que igualmente se abren retos para el CJF, dado que socialmente no se le conoce lo suficiente. “Debe ser y tener mayor acercamiento con sectores sociales sin riesgos de compromisos, ser más abierto sin ser protagónico, sin involucrarse”.

El también presidente de la Comisión de Creación de Nuevos Órganos de la institución, destacó que el juzgador federal es un personaje importante que tiene una elevada función dentro de la sociedad; tiene una responsabilidad pública que debe estar a la altura de su misión, por lo que la ciudadanía debe reconocerlo y confiar cada día más en él.

En este contexto, explicó que la decisión de los jueces y magistrados federales trasciende no sólo en la persona que acude ante la justicia federal, sino que también repercute en su familia, en su entorno, en su empresa, en su trabajo y principalmente, en la sociedad; por ello, sostuvo que no cualquiera puede ser juzgador.

La labor de impartir justicia no es simple, manifestó, es algo más; el juzgador es alguien que otorga, rescata y entrega valores al individuo y a la sociedad. “Para ser juez o magistrado hay que tener vocación”.

Por ello, el CJF tiene como uno de sus retos permanentes otorgar a los juzgadores las herramientas necesarias para cumplir con su labor. “Es decir, espacios dignos, sueldos decorosos, garantizar su independencia, autonomía y defensa de sus criterios”, expresó.

hbc



Artículos Relacionados

Back to top button