Exorcismo solemne es sólo una oración: arzobispo SLP. Con Loret de Mola

Jesús Carlos Cabrero, Arzobispo de San Luis Potosí, señaló que el exorcismo solemne es una oración que la iglesia realiza cuando cree necesario, para pedir la protección de las personas, razón por la que él decidió hacerlo el pasado 20 de mayo en la Catedral Metropolitana del estado.

“Cada Obispo en su diócesis, tomando el parecer y habiendo hecho una consulta, cuando considera oportuno pedir y hacer uso de esta facultad que es propia del Obispo, es solemne porque se hace públicamente en nombre de Jesucristo y con la autoridad de Jesucristo se pide la protección sobre las personas contra las asechanzas del maligno”, recalcó.

En entrevista para el espacio de “Contraportada” indicó que invitó al Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, a presidir el exorcismo solemne porque “en órdenes a jerarquías él lo considero mayor siendo cardenal”.

Indicó que acudió a esta acción para orar, especialmente, por la situación que se vive en el país.

“La violencia marcada por muchas situaciones, en primer lugar la violencia cuando se priva de la vida, cuando se secuestra, pero también hay situaciones de mucha pobreza, mucha marginación y también hay situaciones en que la maldad se deja sentir cuando las personas cooperamos a la destrucción de la vida y de la fama de las personas, en una vida en sociedad incomoda, intranquiliza, lo único que de mi parte, he pedido a través de esta oración que es un sacramental y solemne, se pide a dios que nos proteja”.

El Arzobispo Jesús Carlos Cabrero explicó que el exorcismo solemne es una oración que se practica a partir de un ritual que ordena la iglesia, el cual dura entre 25 y 30 minutos, “es sólo y únicamente orar”, recalcó.

Precisó que “se ora haciendo un recorrido al exterior de las bancas y se detiene uno en las puertas que marcan los cuatro puntos cardinales, entonces pedimos la oración para que el Señor proteja, especialmente a las personas de todas estas situaciones que ahora vivimos y que se dejan sentir, no sólo en San Luis, sino en todas partes… uno simplemente ora con fe, pide a Dios y Dios aplicará el cómo, cuándo, a quién”.

Agregó que al exorcismo solemne invitó a un especialista en el tema, al padre de España José Antonio Fortea.

“Él nos hizo el favor de ayudarnos, hizo una licenciatura en demonología, pero también es un hombre que ha escrito. Además tuvimos que buscar otras fuentes para realizar esto porque esto se tiene que hacer con mucha prudencia, se tiene que hacer con mucha inteligencia”.

Indicó que el acto se hizo a puerta cerrada precisamente para evitar el morbo y especulaciones que a través de muchas películas americanas se ha hecho un juego.

“Esto no es fuga mundi, huir de la realidad del mundo, esto es la súplica confiada, no es una fuga al pedir con fe, pedir con fe es meterse en las realidades del mundo y decir Señor mira nuestras situaciones en las que nos vemos envuelto, porque cuando uno toca esas realidades humanas por las que pasa la gente, muertes, enfermedades, pobreza, miseria, abandono, pues uno no es insensible, a uno todo eso le duele porque uno es parte de este México, como Obispo creyente en la fuerza de la oración suplica al Señor que nos ayude, ayude a nuestro México, nos ayude a todos a luchar por un México digno, donde todos podamos tener un lugarcito y donde todos aportemos nuestro don”, concluyó.

joa

Salir de la versión móvil