Los ‘destapes’ llegaron ya. Artículo Joaquín López Dóriga / Milenio

Los buenos tienen que ser como él, según él, claro.Florestán

Hoy, cuando faltan tres años para las elecciones presidenciales de 2018, hay, por primera vez, al menos cuatro precandidatos abiertos: Andrés Manuel López Obrador, que lleva 12 años de campaña y dos candidaturas; Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, ambos por el PAN, aunque la primera podría ir por la libre, y Miguel Ángel Mancera, apartidista, pero la mejor carta del PRD. A esta cuarteta se agregará, en su momento, Jaime Rodríguez, El Bronco, y algún otro opositor.

Esta es la primera vez en una sucesión presidencial que los tiempos se adelantan casi tres años y varios precandidatos salen a decirlo, sano ejercicio que, al mismo tiempo que los proyecta, deja en un plano de indefensión a quienes priistas, son, sí, precandidatos públicos, pero por su cargo en el gabinete o en el gobierno del Estado de México, tienen que ajustarse a los tiempos y estrategias de su jefe, el Presidente de la República.

La última vez que un presidente priista operó una sucesión presidencial fue en el lejano noviembre de 1999, cuando Ernesto Zedillo dio su apoyo en un proceso interno a Francisco Labastida Ochoa que el 2 de julio de 2000 se convertiría en el primer tricolor en ser derrotado por un adelantado, Vicente Fox, que se había autoproclamado candidato tres años antes, en julio de 1997, tras votar en la intermedia.

Ahora, con Peña Nieto es otro el escenario. Siendo cierto que él tomará la decisión del candidato de su partido, pragmático que es, lo vimos con Eruviel Ávila en la sucesión del Estado de México en 2011, considerará tiempo y circunstancia, manteniendo el control de aquel y aprovechando el desarrollo de ésta.

Mientras tanto, y para no dejar corriendo solos dos años y medio a los destapados, tendrá que dar más espacio y juego público a los que la calle señala como precandidatos: Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, José Antonio Meade, Eruviel Ávila y, si ascienden al gabinete, Aurelio Nuño Mayer y Manlio Fabio Beltrones.

No hacerlo sería ponerse él mismo en desventaja: el corto tramo, que para su candidato sería muy difícil de remontar en los tiempos legales de la campaña presidencial.

Pero, en fin, ya lo resolverá, y operará, él.

RETALES

1. NOVIA. El PAN investigará a su diputada por Cosalá, Sinaloa, Lucero Guadalupe Sánchez López, por sus relaciones con Joaquín Guzmán Loera. Ingresaba al penal de máxima seguridad de El Altiplano con una credencial del INE y un acta de nacimiento apócrifas;

2. REGRESO. Luisa María Calderón retomó ayer la beca del Senado, tras la derrota michoacana; y

3. COLONIA. El presidente Peña Nieto comió ayer con la comunidad libanesa. En su gabinete hay seis integrantes con esa ascendencia: José Antonio Meade Kuribreña, Juan José Guerra Abud, Pedro Joaquín Coldwell, Mercedes Juan, Emilio Chuayffet Chemor y Jesús Murillo Karam.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga

Web: lopezdoriga.com

Salir de la versión móvil