score
Noticias

Del Zócalo a Los Pinos. Artículo de Raúl Castellanos

“¡SÍ QUIERO!…SI SE DA QUE BIEN…SI NO…NI MODO” –Miguel Mancera dixit-; la política es un juego de espejos, se engaña con la verdad, o tal vez la mejor comparación sea la de ser un –juego- de “serpientes y escaleras”, en el que, diría Harold Mac Millan “no se trata sólo del poder que tienes, sino del que tus adversarios creen que tienes”; el tema viene al caso por la serie de destapes, reacomodos, lealtades quebradas y señales –políticas- cruzadas que han ocurrido en los últimos días; además de Margarita Zavala que inició su peregrinar soportando la pesada cruz –de su incomodísimo cónyugue – que niega cargar -aunque se le vea como la versión femenina de Juan José de los Reyes Martínez Amaro mejor conocido como “El Pípila”-, Miguel Mancera –también- tuvo que salir a hacer lo propio obligado por las circunstancias; sin embargo la forma –que es fondo- como lo hizo, motivó más dudas que certezas, en entrevista con José Cárdenas expresó que “hará su mejor esfuerzo y pondrá su empeño para que la ciudad esté bien y pueda –él- ser una opción viable en su momento”, sostuvo que “esperará la evaluación que tenga como Jefe de Gobierno” y además realizará –en el momento “oportuno” suponemos- una “autoevaluación y autorreflexión” que lo conduzca a tomar una decisión -seguimos suponiendo- sobre si finalmente le entra o no a la contienda, participación –sentenció- “que si se da que bueno y si no, ni modo”, o sea, si los mexicanos se dan cuenta de lo chingón –Madero dixit- que soy, que bueno, mejor para ellos y si no, ustedes, nosotros, vosotros, ellos, se la pierden y ahí se ven ; consultado un analista –de los serios- se mostró sorprendido por la sinceridad del Dr. Mancera, la cual atribuyó a cualquiera de “tres cosas” –Pedro Infante dixit- o será un exceso de confianza, o será un exceso de ingenuidad o será que ya está convencido que no será; otro –analista- consideró una cuarta –cosa- “está nadando de muertito, engañando con la verdad” nos dijo, es “un juego de espejos” concluyó; ya entrado en el calor –de la entrevista- impregnado del espíritu de Voltaire –”podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para proteger tu derecho a decirlo”- confesó –Don Miguel Ángel- que “respeta las opiniones de la gente y la libre manifestación de las ideas” en alusión a quienes –como Bejarano- lo señalan como responsable de la debacle del PRD, juicios que no comparte y ya como para que no quede duda que para él, la política es un mundo de unicornios azules confesó “no tengo ningún tema personal absolutamente con nadie…jamás me han escuchado a mí haciendo alguna mención del licenciado Andrés Manuel López Obrador ni del Licenciado Marcelo Ebrard”, -o sea, son “cuadernos de doble raya” lo mismo se juegan nueve entradas del rey de los deportes que doce líneas de boliche-, finalmente, como por no dejar de dejar –sembrada la esperanza- deslizó la posibilidad de vestirse a la moda con una candidatura “ciudadana”; ya entrados todos en el juego –de espejos- Carlos Navarrete, el mismo que predijo la derrota –del PRD- basándose entre otras “cosas” en su personal estilo de gobernar y que –según contó Martha Anaya en su columna- lamentó en una reunión de evaluación de lo ocurrido el “7-J” en el CEN, “ya no se puede hablar con él, no lo aceptaría”, con notoria emoción manifestó “su satisfacción en torno a la declaración de Miguel Ángel Mancera, quien expresó su interés de contender por la presidencia de la República en 2018, a lo que recordó que por tratarse de un gobernante de izquierda sería el candidato natural” concluyendo –ya con letras chiquitas, como en los contratos de arrendamiento o de tarjetas de crédito- que “junto con él podrían haber otros aspirantes que en su momento expresarán su interés en participar”, lo que en buen romance debe entenderse que los hay…al tiempo; por su parte Martí Batres –que va a todas- simplemente se concretó a decir “Miguel Ángel Mancera no tiene posibilidades de competir con Andrés Manuel López Obrador, debido al proyecto político que ha exhibido”; ya para culminar, para no quedarse fuera, del juego de espejos, el Secretario de Gobernación les advirtió a sus compañeros del gabinete -¿y del partido?-, “en este momento falta mucho tiempo para que llegue la ocasión de definir quienes pueden o no, ser candidatos presidenciales, por lo que ahora todos los funcionarios deben centrar su atención en servir de la mejor manera a los mexicanos”, advertencia que un perverso –de los de la mesa de la infamia- interpretó como un “¡¡estás oyendo Manlio!!”… ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…



Artículos Relacionados

Back to top button