AudioNoticias

Nuevo etiquetado no abona a combatir problema nutrimental: Calvillo. En Fórmula Financiera

El director General de la organización El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo Unna, recordó que durante su conformación en el 2006 y ante la poca cantidad de recursos con que disponían, decidieron concentrar sus esfuerzos en el combate al sobrepeso y la obesidad, pues de acuerdo con los estudios internacionales nuestro país ocupaba el primer lugar en el incremento de este problema de salud entre la población.

Entrevistado en Fórmula Financiera, indicó que todas las políticas públicas emprendidas por las diferentes naciones, estaban relacionadas directamente con el consumo, es decir, con la implementación de etiquetados que realmente orientaran a los consumidores sobre los productos que adquirían, la regulación de la publicidad dirigida a niños, la regulación de los alimentos y las bebidas en las escuelas, así como la implementación de medidas fiscales, como impuestos.

“Entonces, decidimos meternos en este tema y después retomamos algunos temas, habíamos trabajado en cuestiones ambientales antes y abrimos un área de movilidad urbana y contaminación, pero en la primera digamos, para mencionar nada más algunos avances, pues tenemos ya una regulación en que se requiere empujar que se aplique en realidad, buena para las escuelas. Tenemos una regulación muy limitada, muy pobre para la publicidad dirigida a niños, pero es un pequeño paso, hay que empujarla a que sea amplia y que sea una regulación integral”, abundó.

Asimismo, expuso que aunque representó un avance la legislación en la materia, el peor elemento es el etiquetado frontal que se implementará de manera obligatoria en los productos a partir del próximo mes de julio, pues no se entiende y conlleva el consumo de altos niveles de azúcar, entre otros problemas relevantes que no abonan en la resolución de este problema de salud pública.

Al ser cuestionado sobre cuál es su propuesta en la materia, Calvillo Unna dictó:

“Lo que se recomienda es que los etiquetados frontales sean muy sencillitos, que sean muy claros para la gente. Principalmente que informen de los tres ingredientes que más están impactando a la salud, que es el azúcar, las grasas y la sal, pero de una manera que se entienda. Se ha avanzado en otros países en etiquetados muy sencillos, por ejemplo hay uno que es el semáforo que ahorita es aplicado en Ecuador y en el Reino Unido, que pone en rojo, o sea, dice azúcar y te pone rojo y te dice alto, de que está muy alto en azúcar; amarillo, pues es que está medio; y verde pues quiere decir que es muy bajo.”

Continuó al señalar que en el caso de Chile, las autoridades desarrollaron otro etiquetado muy claro, que corresponde a un octágono negro que en letras blancas indica si el producto es alto en azúcar, sodio o grasas, caso contrario a lo que ocurre en nuestro país, donde aseguró, la industria recurre a diversas malas prácticas para que esta información no llegue como se debe al consumidor.

En este sentido, añadió que actualmente El Poder de Consumidor ha emprendido varios procesos de denuncia en contra de publicidad engañosa entorno al contenido de diversos productos, como es el caso de aquellos autodenominados “light” o “bajos en grasa”, así como aquellos donde el contenido no corresponde a lo que se anuncia.

Finalmente, destacó que de acuerdo con los resultados de un estudio de seguimiento publicado recientemente, enfocado al consumo de bebidas azucaradas, sectorizado en grupos que consumían medio litro, tres cuartos de litro y un litro diario de bebidas azucaradas, se determinó que a las dos semanas de iniciada la prueba, todos los participantes ya presentaban indicadores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

cegs

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button