score
Noticias

Palabras de Ernesto Cordero en el acto de Inicio de Campaña en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Buenos días amigas y amigos.

Hoy estamos aquí, frente a los restos mortales de un pensador inmortal: Don Manuel Gómez Morín, arquitecto de la civilización política contemporánea de nuestro país, hombre forjador de ideas y fundador de instituciones. Creador incuestionable de una corriente política ciudadana incluyente y de pensamiento libre: el Partido Acción Nacional.

Estamos aquí, no solo para evocar su nombre o su memoria, sino para tomar su bandera, sus ideales, para seguir su liderazgo, para caminar sus pasos a través de la historia, la que nos legó y la que otros han querido enterrar, pero la que los ciudadanos que creemos en Acción Nacional no podemos negar.

Es Gómez Morín y su filosofía la que nos guía en esta tarea que forma parte de la brega de eternidad y que iniciamos juntos el día de hoy. Hombre de convicciones y que en esa inquebrantable defensa de las libertades individuales frente al poder, frente al Estado antropófago, es que emprendemos el camino para invitar a todos los hombres y mujeres de Acción Nacional a que ejerzan esa libertad para elegir su futuro.

Queremos iniciar esta campaña aquí, ante nuestro fundador, porque él es el gran inspirador de nuestra campaña por la unidad y el cambio; porque él, quien alguna vez guió a miles de mexicanos para emprender la lucha de la honestidad y la libertad será fuente inagotable de la lucha de los valores que estamos por emprender.

Es su nombre y su herencia intelectual e institucional, la que nos recuerda que el ilustre abogado, siempre pensó en un partido para servir y no un partido para servirse de él. Siempre clamó y esgrimió, aún ante la burla del oficialismo detractor, que la acción política y el poder eran para servir y para dar sin reserva alguna, y no para llenar los bolsillos y las alforjas de nadie. Eso fue lo que conquistó la esperanza de millones de ciudadanos que alguna vez pensaron en nosotros y que hoy, unidos y con esfuerzo, tendremos que recuperar tocando puertas, con propuestas, con ideas.

Es por eso que venimos con la convicción clara e implacable de lo que aspiraba Gómez Morín que fuera esta gran Acción Nacional, una institución ciudadana de jóvenes, de hombres y mujeres libres que hicieran de la actividad política un instrumento de servicio para México y para el pueblo de México. Venimos contentos y en unidad a honrar a quien nos abriera el camino de un mejor país, a quien iniciara la escuela de mejores ciudadanos.

Es por eso que hoy, en nombre de Gómez Morín y de todos los que cimentaron los pilares de nuestra institución, llamamos a la nueva generación de México a sumarse por este esfuerzo libertario; a la familia panista, a los hombres de bien que todos los días edifican a México con su trabajo, a las mujeres valientes que cotidianamente construyen el país de sus hijos, a nuestros abuelos y nuestras abuelas que siguen soñando en un PAN que sigue más vivo que nunca en sus ideales y con la gran esperanza de servir a nuestro país.

Los llamamos para juntos construir ese partido de ciudadanos, el partido que cree en los jóvenes como el futuro y el alma del país, que ve a las mujeres por su fuerza y dedicación, comprometido con la vocación política y la capacitación de sus liderazgos. Los llamamos para conformar un partido de ideas con caras frescas y propuestas nuevas; un Acción Nacional que construya del municipio a la periferia acompañando y arropando a sus candidatos; un Acción Nacional que camina y toca puertas, un Acción Nacional de victorias.

Los convocamos a ser parte de un proyecto que busca regresarle la dignidad a nuestra institución, que reconoce a sus militantes, rinde cuentas y es transparente; con procesos ordenados y cordiales, pero también más sencillos y que reflejan nuestra doctrina; un partido honesto con nuevas plataformas electorales que involucren políticas públicas exitosas que den respuesta a las necesidades de los mexicanos; un partido interesado en la formación de jóvenes y mujeres y el fortalecimiento de los comités directivos estatales y municipales.

Con esta propuesta, y en memoria de nuestro fundador, queremos proponer reconstruir la organización ciudadana que vislumbró y con compromiso ineludible rescatar esos valores y esos principios que tanto defendió. El PAN volverá a ser la institución que da respuestas novedosas a esta realidad cambiante, seremos la opción de la unidad y el cambio. Esa, es nuestra promesa.

Estamos convencidos que será precisamente el ejemplo de su actuar el que nos permitirá devolverle a Acción Nacional su luz y su fuerza, su voz y sus principios. Estamos seguros que será bajo estas banderas y de mano de la militancia como el PAN volverá a darle a México más momentos de grandeza.

Porque Acción Nacional necesita un cambio, porque Acción Nacional necesita de sus militantes, porque tal y como lo decía Don Manuel Gómez Morín: “mientras que todo el esfuerzo de Acción Nacional se funde en nuestros valores espirituales, no habrá PRI, no habrá general, no habrá fuerza material alguna, que pueda acabar con este grande empeño de almas que es el Partido Acción Nacional’.

¡Qué viva el PAN!

¡Qué viva México¡

¡Y hasta la victoria por un Partido nuevo y unido!

¡Qué viva el PAN!

Muchas gracias



Artículos Relacionados

Back to top button