Noticias

Del Zócalo a Los Pinos. Artículo Raúl Castellanos/ RCmultimedios

“Yo no negocio, para mí la situación es muy simple, muy clara, yo no tengo nada que negociar, cuando estamos hablando de ponernos de acuerdo en torno a la unidad, no voy a contender, pero si en torno a mi persona se puede dar la unidad, yo estoy dispuesto a participar, pero no a contender contra ningún otro compañero del partido” les respondió cual amantísimo padre, el Ingeniero, a la “chiquillada” que le envió Marcelo y a la Senadora Padierna y Alejandro Sánchez, mensajeros de Izquierda Democrática Nacional –corriente o “tribu” formada por René Bejarano, desde los tiempos del terremoto del 85 cuando el Sol Azteca no soñaba aparecer- que estuvieron a verlo en la casa de Andes –entre cuyas paredes se ha fraguado desde 1988 buena parte de la historia política de este País- para rogarle que les “haga la chamba” de quitarles de encima el pesado dique que los “Chuchos” representan –en el reparto de candidaturas y prerrogativas- desde “ennenantes” de que Andrés Manuel les dijera, ¡hay nos vemos! –”arrieros somos y en el camino andamos”- “estamos en paz”; este año se cumplen 26 años de aquella inolvidable tarde-noche del miércoles 14 de septiembre en que frente a un Zócalo que se desgañitaba gritando ¡duro! ¡duro! Cuauhtémoc Cárdenas expresó “quieren que optemos por la dignidad o la confrontación violenta, quisieran que llamáramos a la confrontación, a sacarlos como sea del poder, de manera desorganizada y no preparada, para ellos responder con un baño de sangre y una ola devastadora de represión” para luego delinear lo que sería el PRD que vio la “luz primera” el 5 de mayo del año siguiente; 17 años han transcurrido del debate que sostuvo con Porfirio –Muñoz Ledo- en el Polyforum Siqueiros cuando disputaban la candidatura al gobierno del DF –la cual estaba pactada sería de Porfirio pero el Ingeniero cambió de opinión…cosas de la política-, en el que Porfirio abrió fuego argumentando “la gente en la calle me dice Senador” y Cárdenas reviró “a mí me dicen Presidente”, sin duda de los mejores tiempos del partido; luego vendría su tercer intento en el 2000, el ascenso de AMLO, su estar sin estar, hasta hoy en que el tema energético lo coloco de nuevo en el escenario como actor principal; si alguien conoce al PRD es el Ingeniero –es su criatura, en el mejor de los sentidos- como buen padre, sabe de sus vicios, sus virtudes, sus gustos, sus debilidades, de sus lealtades y deslealtades, en quien confiar y en quien no; sabe que René le dio la espalda por Andrés, que Ebrard es un “chivo en cristalería” que solo responde a Camacho, que la “chiquillada” es la chiquillada y que los Jesuses son los únicos que cumplen los acuerdos…desde hace casi tres décadas en que comenzaron a caminar juntos; en este contexto, recién Carlos –Navarrete- dijo “nada hará que cambie la decisión de buscar ser presidente nacional del PRD…todos somos necesarios buscaré la unidad en torno a las figuras emblemáticas del partido” y Jesús Zambrano invadido por el “síndrome de la nostalgia” –al mejor estilo de los priístas cuando están a punto de dejar el poder- se fue de gira –de despedida- a la hermana República de Chile para estar presente en la toma de protesta de la Presidenta Bachelet y a echarse un “taco de ojo” con la diputada Camila Vallejo…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?….

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button