score
Noticias

Universidad pública, esencial para vida democrática: José Narro

Ante la proliferación de servicios educativos privados, provenientes incluso de otras naciones y la llegada a nuestros países de actividades educativas en las que predominan criterios propios del mercado, el rector de la UNAM, José Narro Robles, consideró indispensable resistir y rechazar esa fórmula llena de equivocaciones.

A decir del rector de la UNAM, dichas prácticas sólo acentuarían nuestras dificultades si llegara a instalarse en la región latinoamericana.

“La universidad pública es una institución esencial para la vida democrática de los países. Mediante el cumplimiento de sus funciones, desempeña un papel de enorme importancia en la consolidación de los principios y valores colectivos que sustentan la democracia”, argumentó.

Dichas palabras fueron pronunciadas al ofrecer la lección inaugural del ciclo académico 2014 de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), con la conferencia Reforma universitaria y desafíos de la educación superior en América Latina en el siglo XXI, en la cual explicó que el mercado no debe regular el diseño, organización o prestación de servicios educativos en nuestras sociedades.

En el Salón General Mayor del Museo de la Universidad de San Carlos (MUSAC), Narro Robles dijo que ante el momento histórico que vivimos, así como ante los desafíos que plantean la globalización y la sociedad del conocimiento, resulta redoblar esfuerzos para avanzar hacia un nuevo modelo de universidad latinoamericana.

“Ya no es suficiente con generar y transmitir el conocimiento. Para cumplir efectivamente nuestra encomienda con responsabilidad social, es necesario asumir un papel más activo en el planteamiento y ejecución de soluciones locales, nacionales y regionales. Debemos asumir, a plenitud y con responsabilidad social, nuestro papel de motores del cambio social”.

Ante funcionarios universitarios, el rector Narro reconoció que la globalización ejerce presiones sobre las universidades públicas, además puntualizó que no son raras las pretensiones de que deben estar más vinculadas a la producción de riqueza y a la formación de recursos humanos que sepan usar las nuevas tecnologías.

Indicó que si en instituciones públicas se deben hacer eso y apoyar los procesos productivos, “ello no significa que ésta sea su única o siquiera su principal orientación. Aceptarlo implica dejar de lado muchas disciplinas académicas de las áreas humanísticas, sociales, de las artes y de las ciencias básicas indispensables para el desarrollo humano, para el engrandecimiento, la conservación y el progreso de nuestras sociedades y su cultura”.

Hizo hincapié en la necesidad de cuidar que la modernización de los sistemas educativos refuerce nuestras identidades, favorezca la igualdad de oportunidades sin discriminación de ningún tipo y que permita formar; además de buenos profesionistas, ciudadanos responsables y participativos, capaces de emprender los cambios que nuestras sociedades requieren.

Las universidades públicas deben tomar conciencia de las tendencias mundiales para aprovecharlas, sin perder su rumbo ni su autonomía, sin menoscabo de su función de ser la conciencia crítica de la sociedad. Asimismo reconoció que sin aislarse de lo que ocurre en el mundo, los procesos de cambio deben realizarse sin mermas a la libertad académica.

Respecto al ejercicio de la autonomía, dijo que no es algo estático, sino un atributo en constante evolución y, por lo mismo, en riesgo de sufrir retrocesos. Es necesario asumir y defender, con responsabilidad, este proceso porque garantiza la independencia respecto de todos los poderes: económicos, políticos o religiosos. Sólo con libertad de pensamiento puede mantenerse una actitud crítica, pero propositiva ante la sociedad, sostuvo.

Al resaltar los lazos que unen a ambas universidades, Estuardo Gálvez Barrios, rector de la USAC, aseguró que tanto la UNAM como la institución a su cargo tienen retos y problemáticas específicas; en el fondo las dos instancias educativas precisan dar respuesta a las demandas de la sociedad, de los estudiantes, académicos, trabajadores e investigadores.

Walter Ramiro Mazariegos Biolis, decano de la Facultad de Humanidades de la USAC, pidió hacer el mejor esfuerzo en el compromiso con la generación de conocimiento, en la formación de profesionistas, y en el cumplimiento de nuestras funciones, para contribuir al desarrollo anhelado de esta universidad, del país y de la región.

Al acto asistieron, entre otros, Carlos Tirado Zavala, embajador de México en Guatemala, así como integrantes del Consejo Superior Universitario de la USAC.

jgam



Artículos Relacionados

Back to top button