score
Noticias

Del Zócalo a Los Pinos. Artículo Raúl Castellanos/ RCmultimedios

“Usted le cree a Preciado” –vox populi dixit-; el Presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la –muy hermosa- República Mexicana, anunció “el Senado alcanzó acuerdos para construir su propio pacto y sacar adelante la agenda de 79 temas, de los que siete tendrán prioridad” –energético, telecomunicaciones, político-electoral, competencia, consulta popular, derecho de réplica y reforma del Distrito Federal-; ya entrado en gastos explicó que se formaron 42 mesas de trabajo –para estudiarlos-, que los Coordinadores del PRI –Emilio Gamboa- y del PRD –Miguel Barbosa- con quienes ha dialogado desde hace –dos- semanas, estuvieron de acuerdo en construir el “Pacto por el Senado” y que buscaría a los Coordinadores de la Cámara de Diputados con la intención de que se sumen al acuerdo y lograr así un “Pacto mas grandote” –que pueda hacerse chiquito o más “idem”- que logre sacar “ahora sí”-en este año- el gran paquete de propuestas que permita seguir con la transformación del país”; de inmediato no faltaron quienes echaron las “campanas al vuelo”, como Lázaro, el “pacto” resucitaba más fortalecido y con mejor “semblante”, la TV lo ponderó y difundió en sus noticieros estelares de la noche del lunes, PRI, PAN Y PRD salían del oscuro “closet” en que han seguido pactando –desde que Zambrano declaró en “muerte súbita” el otro “pacto” el de “por México”- lo que a sus “rentas” –personales, de grupo, de partido y una que otra de la “nación”- interesa y conviene, nuevamente la “santísima trilogía” que gobierna este país podría lucir “sin recato y sin medida” su “amor a la mexicana” y transitar de “manita sudada” por los pasillos del congreso de la Unión; bueno, tan “positiva” impresión causó lo declarado por JLP –no confundir con el que si sabía cómo divertirse- que circuló la versión de la inclusión en los acuerdos de una cláusula de exclusividad para permitirle celebrar sin broncas ni cuestionamientos en el patio central de la antigua sede del Senado –teniendo como testigo de honor a don Belisario- o donde prefiera, cumpleaños –de quien funge o de quien finge-, bautizos, bodas, circuncisiones, divorcios, graduaciones, bailes de debutantes, de “blanco y negro”, de recolección de fondos para la campaña de su Gepeto –aunque en realidad no lo necesita, ahí están las prerrogativas y los réditos del “pacto”- y hasta una que otra caricatura de fiesta “bunga-bunga”; hasta ahí todo marchaba bien, pero ayer el diablo metió la cola, de pronto ¡oh! Sorpresa! Don Miguel –Barbosa- le “corrigió la plana” aclarando “el formato del pacto por México se agotó, lo que hay en el Senado es voluntad para desahogar los temas que urgen al país, más no un pacto” agregando con suma benevolencia que a su parecer al panista –JLP- se le ocurrió “bautizar así a las pláticas que han tenido los coordinadores” lo que en buen romance quiere decir que “no es lo mismo que lo mesmo” y que lamentablemente –para su causa- Jorge Luis sigue quedando como un simple Pinocho…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?



Artículos Relacionados

Back to top button