Noticias

Pide ALDF a Profeco vigilar no se cometa abuso en precio de tortilla

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) debe vigilar y aplicar las medidas necesarias para evitar que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) del ocho por ciento que se aplica a alimentos no básicos con densidad calórica como chocolates y postres y un peso por cada litro de refresco, afecte el precio de la tortilla, harina de maíz y nixtamal.

Así lo consideró el presidente de la Comisión Especial de Estudios y Análisis de las Finanzas Públicas de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Víctor Hugo Lobo Román, quien exhortó a las autoridades a evitar que el IEPS se convierta en un generador de una escalada de precios en los productos de la canasta básica.

Por ello, el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), demandó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), transparentar el uso de los recursos excedentes del impuesto especial sobre bebidas azucaradas, es decir, el refresco en todas sus presentaciones.

De acuerdo con un comunicado de prensa, recordó que en el caso de este impuesto la SHCP justificó su recaudación en función de reducir el consumo de bebidas azucaradas con el fin de resolver el grave problema de obesidad que padece México, así como dotar de bebedores de agua a las escuelas públicas.

Lobo Román manifestó que los más afectados por dicho gravamen es la población de escasos recursos. Además, refirió que actualmente en promedio cada mexicano consume 310 litros de refresco al año, equivalentes a dos mil 212 pesos.

Sin embargo, aclaró que a pesar de que México se encuentras en la cúspide mundial de los indicadores de obesidad, las bebidas azucaradas, no son el factor absoluto por el que se producen enfermedades graves como el cáncer, la diabetes o los infartos al miocardio.

Como ejemplo, citó un estudio publicado por The Journal Nutrition, aplicado a la población mexicana y que señala que el aporte calórico de todas las bebidas, incluidas las alcohólicas, “representa un 22 por ciento del total de consumo diario” y de ese porcentaje los refrescos aportan solo “un 6.6 por ciento” de la ingesta calórica proveniente de las bebidas de ese tipo.

Dijo que otros factores que coadyuvan a agravar el problema de salud, son el uso de nuevas tecnologías como el internet y la televisión, así como el uso constante del automóvil. Añadió que otro complemento al sedentarismo son los malos hábitos alimenticios y el ritmo acelerado de vida.

Al citar a la Secretaría de Salud, Lobo Román manifestó que las causales del problema son la falta de una dieta balanceada y la baja o nula actividad física que se presenta en la mayoría de la población. “Es decir la gente gana peso como resultado de un desequilibrio energético y por consumir muchas más calorías que las que se gastan”.

La Unidad de Análisis de las Finanzas Públicas de reciente creación y que está a cargo de Andrés Sánchez Osorio, refirió que todos los alimentos que no sean básicos y que tengan más de 275 kilocalorías por cada cien gramos de su peso, tendrán un impuesto del 8 por ciento en su producción e importación.

Por estos alimentos, explicó- nos referimos a botanas, productos de confitería, chocolates y productos derivados del cacao, flanes y pudines, dulces de frutas y hortalizas, cremas de cacahuate y avellanas, dulces de leche, alimentos preparados a base de cereales, helados, nieves y paletas de hielo.

jln

Telefórmula en vivo

Artículos Relacionados

Back to top button