score
Noticias

En México se piensa mucho en ti. Artículo Joaquín López-Dóriga / Milenio

Luna llena, regrese mañana. Florestán

Cuando se confirmó el adelanto que le hice de que Francisco Ramírez Acuña se iba de embajador a Madrid, escuché: “¡Cómo un político a esa embajada!”

Y es cierto, eso puede estar bien o mal, un político sin carrera diplomática de embajador ¡y en Madrid! Lo que sucede es que siempre ha sido así.

Desde el reestablecimiento de relaciones México-España en 1977, en el gobierno del presidente José López Portillo, todos los embajadores en Madrid han sido políticos. El primero fue uno de sus antecesores, el ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien duro poco y al renunciar declaró aquello de que chango viejo no aprende maroma nueva para confirmar que lo suyo no era la diplomacia, que nunca lo fue.

Le seguirían José Gómez Gordoa, en l978; Francisco Alcalá Quintero, en 1979; Rodolfo González Guevara, 1983; Alfredo Baranda García, l987; Enrique González Pedrero, 1989; Jesús Silva Herzog, 1991; Ignacio Pichardo Pagaza, 1994; Rodolfo Echeverría Ruiz, en el mismo año; Juan José Bremer, en 1998; Gabriel Jiménez Remus, 2001; Jorge Zermeño, 2007, y ahora Ramírez Acuña.

Cuando ayer apunté aquí que el único de carrera era Juan José Bremer, me equivoqué.

Así me lo apuntó el ex canciller Jorge G. Castañeda. Habiendo sido embajador en Suecia, adonde lo mandó López Portillo por un supuesto comentario sobre su esposa Carmen, Bremer lo fue en Alemania, Moscú, Washington y Londres, además de Madrid, y por la norma del servicio exterior, que no permite lo que llama entrada horizontal, la Secretaría de Relaciones Exteriores no se le considera diplomático de carrera.

Por lo demás, lo de la embajada de Madrid ha sido siempre así.

Quizá llegará el día de corregirlo, si es que en verdad eso es una falta.

RETALES

1 MADRID. Francisco Ramírez Acuña me dijo ayer que él nunca ejerció como secretario general adjunto del PAN, donde lo nombraron hace mes y medio, y que tampoco tuvo problemas con el equipo de Josefina Vázquez Mota. Y que nunca dijo que es más importante la embajada que su campaña,

2 REMATE. Ayer, en su último día de sesiones, el Senado sacó a remate sus más preciadas propiedades: los predios del Mercado de Artesanías de La Ciudadela y el de avenida Hidalgo y Eje Central, detrás de Bellas Artes. ¿Por qué todo el último día?, y

3 WALMART. Este caso es una vergüenza por donde se le vea: la información llegó de Estados Unidos y aquí nada, la extorsión es un método que sigue funcionando a todos los niveles, porque desnuda a autoridades federales, estatales, municipales y delegaciones, y porque en México sin dinero, no se avanza. Ningún secreto. No creo que llegue muy lejos la PGR. Pero sí el SAT de Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, que ya colabora con Washington.

Nos vemos el martes, pero en privado



Artículos Relacionados

Back to top button